Tres ejercicios para salir del confinamiento

El 2 de mayo los españoles pudimos salir a pasear y a hacer deporte por primera vez después de 48 días de confinamiento. La experiencia fue emocionante y secundada por cientos de miles de personas que ansiaban, como nunca, volver a hacer ejercicio en la calle o –los más suertudos– en la naturaleza. Por eso, ahora que podemos estar, por fin, al aire libre, os propongo en este artículo tres ejercicios para salir del confinamiento y poner en marcha nuestra energía vital.

UN INVIERNO MUY LARGO

Si recordáis, los españoles entramos en confinamiento a mediados de marzo y poco después lo harían otros muchos países.

El 14 de marzo todavía era invierno en España. Este es el periodo en el que la naturaleza se recoge hasta el próximo ciclo de vida que comienza en primavera.

Desde una perspectiva energética, el invierno es un tiempo para la introspección, para el trabajo interior, una oportunidad de crecer hacia dentro y profundizar en nuestras raíces. Os lo contaba en este artículo: El invierno: descenso a lo profundo

Pero la fase de recogimiento se ha alargado esta vez más de lo esperado. Y ha sido difícil mantener la calma mientras muchas de nuestras estructuras  a nivel físico, mental y emocional eran sacudidas con fiereza.

Ahora que, tímidamente, empezamos a ponernos en marcha es un buen momento para echar un vistazo al estado de nuestras raíces.

RAÍCES PODEROSAS

Para sostenernos en la realidad física y hacer frente a sus embates, tenemos que estar bien enraizados en la tierra.

Esto significa estar conectados con el momento presente y sentirnos bien afirmados en la vida. Para ello tenemos que tener abierto uno de nuestros principales centros energéticos, el chakra base, relacionado directamente con el instinto de supervivencia.

Cuando este centro está cerrado sentimos que la tierra no está firme bajo nuestros pies y la vida puede ser una gran carga.

Y, para muchos de nosotros, sin duda, ahora puede que lo sea. Esta crisis sin precedentes del coronavirus nos ha arrebatado seres queridos, empleos, negocios, hogares…

¿Cómo no sentir que todo se tambalea bajo nuestros pies? ¿Cómo no intentar desconectar?

APRENDIENDO A RESPIRAR

Para volver a conectar con la vida y afirmar nuestras raíces la primera práctica que os propongo, de estos Tres ejercicios para salir del confinamiento, es aprender a respirar de nuevo.

¿Por qué es tan importante respirar correctamente? Porque la respiración está íntimamente conectada con nuestra energía vital. Y una respiración de calidad nos aportará más prana, necesario para desbloquear el flujo de energía, aumentar nuestra confianza y fortaleza y comenzar a tomar las riendas de nuestra vida.

Podéis acceder al primer ejercicio haciendo clic en el siguiente enlace:


Ejercicio 1: Respiración y salud emocional

 


VOLVIENDO A CONECTAR CON EL SOL

La segunda práctica que os propongo es muy apropiada ahora que podemos volver a salir a la calle o a la naturaleza y asistir a la salida y a las puestas de sol. (Nota: en España, en estos primeros días, no todos podremos, por estar las salidas restringidas en franjas horarias).

Este es un ejercicio muy potente porque nos conecta con la energía solar, el padre de la vida en este planeta.

En este segundo de los ejercicios para salir del confinamiento volvemos a utilizar la respiración consciente y durante unos breves instantes, siempre a la salida o la puesta de sol, miramos al astro rey para absorber, a través de nuestras pupilas, su energía.

Tenéis que hacer el ejercicio con mucho cuidado y siguiendo correctamente las instrucciones.

Podéis acceder al segundo ejercicio haciendo clic en el siguiente enlace:


Ejercicio 2: Respiración y meditación con el sol

 


SANANDO CON LOS ÁRBOLES

Para los que tengáis la suerte de acceder a parques o, mejor aún, a la naturaleza, os comparto este tercer ejercicio maravilloso para conectar con la energía de los árboles y hacer nuestras sus capacidades de presencia, perseverancia, fortaleza y resiliencia.

No es fácil conectar con los árboles. Para ello, tenemos que descender de nuestra concepción utilitarista del planeta y dejar de manipular y discriminar a otras especies por considerarlas inferiores a nosotros.

Nada más lejos de la realidad. Conectar con los árboles es una grandísima oportunidad de trascender nuestro yo y comenzar a formar parte de todo lo que nos rodea.

Esta práctica también va a llenarnos de vitalidad, a limpiar nuestros canales energéticos y a fortalecernos.

Podéis acceder al tercer ejercicio haciendo clic en el siguiente enlace:


Ejercicio 3: Sanar con los árboles

 


Hasta aquí los tres ejercicios para salir del confinamiento que os propongo.

Os deseo mucha fuerza para estos singulares momentos que estamos compartiendo la gran mayoría del planeta.

Esa fuerza os la proporcionará vuestra energía vital. Cuidadla… y ella os cuidará a vosotros.

Os abrazo, María

Imagen de Lucian Aeris en Pixabay

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, investigadora en el camino del autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *