La iniciación en Reiki (II)

la iniciación en reiki

En esta segunda parte de La iniciación en Reiki voy a seguir contando todo lo que me ha aportado este método y, sobre todo, la ceremonia de iniciación.

COMPROMISO CON LA ENSEÑANZA

Antes, quiero aclarar que cuanto más camino en el sendero del autoconocimiento más me decido a explorar las milenarias enseñanzas tradicionales, mientras que contemplo con curiosidad todos esos métodos que nos trae la Nueva Era y que prometen la sanación en un abrir y cerrar de ojos.

Confieso que ser un «turista espiritual» no es lo mío. Cuando elijo un método o enseñanza, voy hasta el fondo, hasta la raíz. Así, ocurrió con Reiki.

¿LA INICIACIÓN ES NECESARIA?

En mi caso, ese férreo compromiso tuvo su premio en la iniciación del Segundo Nivel de Reiki, en la que se produjo la apertura necesaria para una radical transformación de mis estructuras emocionales y mentales. A partir de entonces, la vida ya no sería igual.

Muchas veces me había preguntado si la ceremonia de iniciación, que se realiza en cada nivel de Reiki, era necesaria.

Tras la experiencia vivida puedo asegurar que sí.

Este rito está encuadrado dentro de la transmisión de las enseñanzas, en la que el maestro es un intermediario entre la Fuente de Inteligencia Universal y el alumno. En esta intermediación el maestro no añade nada que no estuviera ya ahí. Su actuación se orienta a despertar en el alumno la capacidad de reconectar con esa sabiduría interna.

LOS BENEFICIOS DE PERSEVERAR EN REIKI

Sin embargo, realizar el curso y recibir la iniciación son solo el punto de partida. El maestro ha hecho su trabajo pero ahora le toca al alumno hacer el suyo. Es imprescindible perseverar en el método, pues es precisamente la práctica diaria la que posibilita fortalecer y ampliar esta conexión.

Cada persona lo vivirá de una forma diferente pero, en general, se producirá una transformación integral que irá profundizándose a medida que se aumente el estudio y la práctica :

  • Fortalecimiento del pensamiento positivo.
  • Eliminación de barreras mentales.
  • Confianza en la propia intuición.
  • Sentimiento de unidad con el mundo desde la propia individualidad.
  • Disposición de ayudar a los demás.
  • Capacidad de generar una realidad más armónica para uno mismo y para todo el planeta.

CONTINUAR EL CAMINO

Así ha sido en mi caso y en el de muchos alumnos. Por mi parte, sigo en el camino; sigo aprendiendo. No te voy a engañar, las pruebas de la vida no terminan aquí, pero lo que ha cambiado es la forma de ver el mundo y de interactuar con él. Todo lo que llega a mí es aceptado y vivido como un aprendizaje para avanzar en mi autoconocimiento y crecimiento personal y sé que en mi mano está encontrar las soluciones que necesito.

Como instructora de Reiki esto es lo que te ofrezco. No se trata de librarte por arte de magia de tus problemas sino de mostrarte un camino de responsabilidad por tu propia vida. Un camino que a veces será serpenteante y en el que no será posible tomar ningún atajo. Un camino hacia la integridad y la sinceridad para, finalmente, descubrirte a ti mismo.

Desde un profundo respeto por ti, por mí y por Reiki, te abrazo.

María

Lee la primera parte de este artículo: La iniciación en Reiki I