La Fiesta de la Luz

 

Solsticio de invierno. Cada jornada empieza a arañar segundos de luz a las tinieblas. Un hombre mira al astro rey y bendice el sol que le da la luz, el calor, y el alimento. Este hombre, que aún utiliza pieles para vestirse y un rudimentario lenguaje para comunicarse, ya sabe lo importante que es el sol para su subsistencia. Sabe que cada primavera el cielo, la tierra, el agua, los árboles, los animales y los hombres vuelven a nacer, abandonan el frío, la oscuridad y se sumergen en el abrazo de la luz.

Todas las culturas tienen su particular Fiesta de la Luz. Especialmente las asentadas en aquellas latitudes que sufren los rigores del invierno. Desde tiempos inmemoriales, esta fiesta ha significado renovación, la celebración del ciclo de la vida que vuelve a comenzar. Continuar leyendo «La Fiesta de la Luz»