Ritmo y personalidad según los cinco elementos

El Ritmo es uno de los principios que regulan el Universo. Os lo contaba hace tiempo en el artículo Principios Universales: Ley del Ritmo. Si observáis la naturaleza veréis que todo tiene su ritmo. Y, cada uno de nosotros, también tiene una cadencia determinada. A través de los estudios de chikung y de I ching he podido conocer la relación entre los ritmos de la naturaleza y nuestros propios ritmos. En este artículo vamos a analizar nuestro ritmo y personalidad según los cinco elementos de la filosofía y medicina china. Continuar leyendo “Ritmo y personalidad según los cinco elementos”

Desapego y pasión, ¿son compatibles?

En los últimos años, mi entrenamiento en el camino del autoconocimiento y crecimiento personal ha estado marcado por una palabra: desapego. Cuando escuchas este término por primera vez no das crédito a tus oídos. ¡Cómo vamos a desapegarnos de las cosas y personas que amamos! ¿Acaso no somos seres emocionales? ¿No estamos aquí para vivir apasionadamente? ¿De qué va esto del desapego? Continuar leyendo “Desapego y pasión, ¿son compatibles?”

Soltar los miedos, soltar los deseos

Durante la meditación de anoche tuve la intuición clara de que para avanzar en el camino del autoconocimiento era necesario soltar los miedos y arriesgarse a caminar por la cuerda floja… ¡y sin red! Aunque hubiera cocodrilos abajo o un volcán en erupción, lo importante era seguir hacia delante, con confianza. Estaba completamente de acuerdo. Acto seguido, un segundo insight se plasmó con claridad en mi pensamiento: ¡pero también hay que soltar los deseos! Continuar leyendo “Soltar los miedos, soltar los deseos”

Montaña sin vistas o cómo abordar un problema

A finales del verano pasado hice un viaje a una zona de alta montaña. Mi intención era caminar y respirar, perderme en los bosques, escalar las cumbres y… contemplar el paisaje desde lo más alto.

Pues aquí me tenéis, en el mirador de un pico de 1800 metros, desde el que, al parecer, se disfrutaba de una maravillosa vista. Y no, no he borrado las cumbres vecinas, ni el valle a mis pies con photoshop. Es que estoy rodeada de densas nubes. Y no veo nada. Chistoso ¿verdad? Continuar leyendo “Montaña sin vistas o cómo abordar un problema”