Aquí y ahora, la eternidad

Disculpadme por utilizar tanto la expresión “aquí y ahora”, pero es que es realmente buena para hablar del instante presente, tanto en términos de espacio como de tiempo.

Ahora debería hablar de qué entiendo yo por “eternidad” y esto es más complejo. Debo confesar que en mi infancia este era un tema que me provocaba una sensación de vértigo. Todo eso de “por los siglos de los siglos, amén…” Cuanto más pensaba en ello más incomprensible me resultaba. ¿Cómo algo o alguien puede existir eternamente? Y, además, ¿no sería eso muy aburrido? Afortunadamente volvía a mis juegos, disfrutando de ese presente auténtico que es la infancia, embebida y gozosa, sin sospechar que lo eterno estaba ya entonces ahí. Continuar leyendo “Aquí y ahora, la eternidad”

Subconsciente: 95% de lo que somos

Dos mentes operan en nuestro cerebro:

  • La mente consciente
  • La mente subconsciente

La mente subconsciente es un procesador de información un millón de veces más rápido que la mente consciente. Está operativo desde el mismo instante de nuestra concepción y guarda todas nuestras percepciones acerca de la realidad. En base a ellas se construyen nuestros hábitos y creencias.

Imaginaros la de información que maneja… ¡sin pedirnos permiso! Continuar leyendo “Subconsciente: 95% de lo que somos”

Una vida con propósito

Una buena amiga mía comentó hace poco que la vida no tiene ningún propósito.

–Estoy de acuerdo –le dije–. La vida no tiene ningún propósito, salvo el de perpetuarse. Por eso, tenemos un instinto primordial, que es el de supervivencia. Por eso, nos reproducimos.

–Ajá. –me dijo– Ves, me das la razón.

–No, exactamente. La vida puede no tener un propósito pero tú, como ser consciente, sí.  Continuar leyendo “Una vida con propósito”

Planificando una nueva vida

fecundacion_tecnica_metamorfica

El impulso inteligente de la vida se dispone a precipitarse hacia la materia para manifestarse. Son tan sólo dos minúsculas células que se fusionan, pero todo un nuevo proyecto de vida está escrito en ellas.

Los padres son los responsables de la puesta en marcha de este acto creativo y han de tomar conciencia de su papel como “ingenieros genéticos” de su futuro hijo, ya que ellos van a ser los principales transmisores de las características físicas y emocionales que van a caracterizar al niño, incluyendo todo el legado ancestral que se pierde en el tiempo. Continuar leyendo “Planificando una nueva vida”

Dejar ir los deseos

 

“La manera por la que algo llega a nuestra vida es porque lo hemos elegido. Fue el resultado de nuestra intención, o tomamos una decisión. Ha llegado a nuestra vida, a pesar del deseo. El desearlo fue en realidad un obstáculo para su realización o adquisición. Esto es porque el deseo literalmente significa, “yo no tengo”. En otras palabras, si decimos que deseamos algo, estamos diciendo que no es nuestro. Cuando decimos que no es nuestro, ponemos una distancia psíquica entre nosotros y lo que queremos. Esta distancia se convierte en un obstáculo que consume energía. Continuar leyendo “Dejar ir los deseos”

Aceptando nuestras emociones

aceptar emociones

¿Qué es la realidad? ¿Existe empíricamente algo que pueda llamarse realidad? ¿O bien toda realidad es… subjetiva?

Vayamos a los hechos. Literalmente. Escojamos un hecho cualquiera que nos ha sucedido en el día de hoy. Tratemos de escribir acerca de él sin proyectar emociones, pensamientos y creencias, es decir, sin “interpretarlo” desde nuestra visión personal de cómo son las cosas. Difícil, ¿eh? Pero no imposible. Intentémoslo una vez más. Hombre, la verdad es que así, el hecho desnudo, tan cual, ya no nos parece tan terrible… o tan estupendo. Y es que los hechos, en sí, no son los responsables de que experimentemos emociones positivas o negativas. Continuar leyendo “Aceptando nuestras emociones”

Con-tacto

Cinco sentidos tenemos. Los cinco necesitamos. Pero ¿nos hemos preguntado cuál es el sentido que consideramos más imprescindible? Inmersos en esta cultura visual en la que decenas de imágenes por segundo nos bombardean desde infinitas pantallas, posiblemente sea la vista. El oído y el gusto ocuparían el segundo y tercer puesto, en una sociedad que no deja espacio al silencio y que propugna la consecución del placer a toda costa. Dejaríamos para el final el olfato, un sentido muy desvirtuado en nuestra especie, y el tacto, el gran reprimido. Continuar leyendo “Con-tacto”