Cómo actuar en tiempos de crisis

como actuar en tiempos de crisis

En varias ocasiones he hablado en este Blog de cuando la conmoción llega a nuestras vidas y cómo manejar estas situaciones de crisis. Pues bien, en estos momentos estamos viviendo una situación crítica de primer orden y a nivel mundial: el COVID-19. Y como ya nos han trasladado las autoridades sanitarias, los primeros responsables de parar esta pandemia somos la población. Únicamente con nuestra actitud. Veamos cómo actuar en tiempos de crisis.

SOMOS RESPONSABLES DE NUESTRA ACTITUD

Nuestra actitud importa, y mucho. Quizás, es la única baza segura en el juego de la vida. Porque de lo único que podemos responder, en estos momentos y siempre, es de nuestra actitud.

Es lo que se conoce como libre albedrío. Tener la opción de elegir nuestra actitud, nuestras decisiones, nuestras acciones.

Y la actitud más valiosa es siempre aquella en la que prevalece la acción consciente sobre la reacción inconsciente. Muy a menudo nos dejamos arrastrar por la inercia de nuestras reacciones, dictadas, a su vez, por patrones subconscientes de los que, a veces, no tenemos ni la menor idea. Más información de este tema la tenéis en este artículo: Subconsciente: 95% de lo que somos.

La acción consciente es la acción responsable que nace del conocimiento interior y está siempre alineada con él. Es lo que tenemos que hacer. Nuestra tarea, nuestra misión, nuestro deber.

Y nuestro deber, en estos momentos, es  tener muy claro cómo actuar en tiempos de crisis.

Para mí, urge dejar de lado consideraciones egoístas y cooperar para parar esta crisis cuanto antes.

CÓMO ACTUAR EN TIEMPOS DE CRISIS

Cuando los pilares de nuestras vidas se tambalean, cuando las crisis nos sacuden con fuerza, esta es la secuencia que podemos aplicar:

  1. aceptación de la situación,
  2. dejar de lado la mente reactiva; centrarnos en buscar soluciones
  3. no olvidar que detrás de cada experiencia que vivimos hay siempre un aprendizaje

ACEPTACIÓN DE LA SITUACIÓN

En cada crisis, la aceptación es el primer paso. Aceptar lo que nos está ocurriendo. Dejar de negarlo y de evitarlo.

En el caso que nos ocupa, la crisis del COVID-19, es fundamental aceptar la gravedad de la situación. Estamos ante una pandemia que está afectando a toda la población, pero con particular incidencia en los más vulnerables: personas con patologías previas y tercera edad.

Igualmente, tenemos que aceptar que aunque no se tengan síntomas podemos ser portadores y contagiar a otras personas con grave riesgo para su salud.

Esta situación nos afecta absolutamente a todos y no podemos mirar hacia otro lado.


ABANDONAR LA MENTE REACTIVA Y BUSCAR SOLUCIONES

Ahora no es momento de quejarse ni de reaccionar airadamente. Es el momento de buscar soluciones.

Tenemos que estar atentos y obedecer en todo momento las recomendaciones de las autoridades sanitarias. Mantengámonos firmes y unidos.

En el caso de permanecer confinados, cada uno de nosotros puede aportar algo, por pequeño que sea para hacer más llevadera esta situación. Desde compartir vídeos, libros, artículos, podcasts en internet hasta hacerle la compra al vecino necesitado.

DETRÁS DE CADA EXPERIENCIA HAY UN APRENDIZAJE

Las crisis nos ponen a prueba, sacan a flote nuestros miedos, nuestras dudas, nuestros apegos. Pero también sacan lo mejor de cada uno de nosotros. 
Este es el momento de mirar a los ojos a las fuerzas que nos desafían y obrar con plena conciencia.

Contamos con el potencial necesario para lograrlo. Inspirémonos en nuestras fortalezas y aprendamos de nuestras debilidades.

Tengamos confianza y esperanza. «Pide y se te dará» la ayuda que necesites en cada momento.

Esta crisis la vamos a parar entre todos.

Os abrazo, María