Ejercicio para decir adiós al Año Viejo

Un año más que se termina. Echamos la vista atrás y hacemos balance. ¿Qué tal nos ha ido en este año? Me imagino que habrá habido cosas “buenas” y “malas”, etiquetas que ponemos en función de si las experiencias nos han gustado o desagradado, nos han proporcionado estabilidad o, por el contrario, nos han vuelto del revés. Pero, como ya os he contado muchas veces, en toda experiencia hay siempre un aprendizaje. Y, este, es siempre necesario para avanzar en nuestro crecimiento personal. Vamos a explorar todo esto y al final os enseñaré un Ejercicio para decir adiós al Año Viejo.

ejercicio para decir adiós al año viejo

MI EXPERIENCIA PERSONAL

¿Qué cómo me ha ido a mí en 2018? Pues ha sido un año en el que no ha faltado alguna que otra crisis interna. Temas que creía superados han vuelto con más fuerza. Probablemente para ver si, de una vez, conseguía solucionarlos.

Pero, a la vez, me sentía sostenida. Sabía que esta era una tarea difícil, pero tenía mi práctica diaria de reiki, meditación y ejercicios energéticos que tanto me ayudan a volver al equilibrio.

Hace dos meses la crisis desapareció como había venido. De pronto, mi corazón se abrió, respiré hondo y… todo estaba bien.

Fijaos, no fue que lo externo se arregló. Lo externo seguía igual. Pero yo cambié.

Desde entonces, no han dejado de llegar cosas nuevas y “buenas”.

Solo porque yo lo permití al cambiar mi actitud.

ACEPTACIÓN, DESAPEGO Y APRENDIZAJE

¿Qué había ocurrido?

Pues que había aceptado las cosas tal y como eran.

Aceptación.

Y, después, había soltado aquello a lo que me aferraba.

Desapego.

Solo de esta manera podía atraer cosas nuevas –¡y buenas!– que la Vida ya me tenía preparadas.

Pero lo importante no era todo lo nuevo y bueno que me estaba llegando. Lo importante era el aprendizaje que había detrás de todo esto.

TRANSMUTANDO LO VIEJO EN LO NUEVO, LO NEGATIVO EN LO POSITIVO

Cuando integramos un aprendizaje estamos transmutando lo viejo en lo nuevo, lo negativo en lo positivo.

De cada lección aprendida resurges de las cenizas de tu propio Yo que se había quedado anticuado u obsoleto.

Te actualizas. Te renuevas.

Has subido un pequeño peldaño en la escalera del crecimiento personal.

El aprendizaje es el mágico caldero donde se produce la transformación de todo lo caduco en lo eterno.

EJERCICIO PARA DECIR ADIÓS AL AÑO VIEJO

Te propongo un sencillo ejercicio para decir adiós al Año Viejo, transmutar todo lo caduco y recibir el próximo año con renovadas energías.

Como siempre, la intención es lo que cuenta. Sin ella, ejercicios o rituales son como cáscaras vacías, desprovistos de sentido.

Si tienes verdadero interés en dar un paso adelante en este próximo año, haz este ejercicio poniendo toda tu atención y tu energía:

  1. En un folio en blanco escribe el siguiente titular: “Transmuto todo lo viejo y negativo de 2018 en nuevo y positivo para 2019”.
  2. A continuación, divide el folio en dos columnas. En la columna de la izquierda escribe el título: EXPERIENCIAS y en la columna de la derecha: APRENDIZAJES.
  3. En la columna de EXPERIENCIAS explica brevemente aquellas experiencias relevantes que te han sucedido durante este año. Incide, sobre todo,  en aquellas que has etiquetado de “negativas”.
  4. En la columna de APRENDIZAJES escribe qué crees que te han aportado cada una de esas experiencias. Es posible que al hacer este ejercicio por escrito se te revelen muchos más aprendizajes de los que te habías imaginado y que lo que en un principio era una experiencia negativa para ti se convierta en algo positivo.
  5. Al terminar lee cada experiencia y su aprendizaje en voz alta y escribe al final del folio de nuevo la frase: “Transmuto todo lo viejo y negativo de 2018 en nuevo y positivo para 2019”.
  6. Finalmente, quema este papel como símbolo de la transmutación de las viejas energías en las nuevas energías.
  7. Permanece en silencio unos minutos, con los ojos cerrados, integrando en tu mente y en tu corazón la experiencia.
  8. Puedes recoger las cenizas y enterrarlas en la tierra. De esta manera, estarás sembrando simbólicamente tus intenciones en el mundo material.

Me encantará que me contéis vuestras experiencias cuando hagáis este ejercicio para decir adiós al Año Viejo. Hacedlo como siempre un poco más abajo, donde dice: “Deja un comentario”.

Os abrazo en este año, en el próximo y siempre, María

Desapego y pasión, ¿son compatibles?

En los últimos años, mi entrenamiento en el camino del autoconocimiento y crecimiento personal ha estado marcado por una palabra: desapego. Cuando escuchas este término por primera vez no das crédito a tus oídos. ¡Cómo vamos a desapegarnos de las cosas y personas que amamos! ¿Acaso no somos seres emocionales? ¿No estamos aquí para vivir apasionadamente? ¿De qué va esto del desapego? Continuar leyendo “Desapego y pasión, ¿son compatibles?”

Alcanzar nuestras metas

Cada vez me maravilla más la versatilidad de la Vida para conseguir hacer realidad nuestro potencial. Obtener nuestros objetivos, alcanzar nuestras metas, ocurre más veces de lo que creemos. Lo que pasa es que no nos damos cuenta, porque no sucede en la manera que lo habíamos imaginado. Y eso es lo que me alucina de verdad.

¿Queréis creer que no hace mucho que me di cuenta de que uno de mis sueños de toda la vida hacía ya tiempo que se había cumplido? Continuar leyendo “Alcanzar nuestras metas”

Vishnu quiere matar a la vaca

La semana pasada hablábamos de cómo obrar para alcanzar lo que queremos. Pero, ¿qué pasa cuando la vida nos niega una y otra vez aquello que andamos buscando? ¿O, incluso, si ya lo tenemos, nos lo arrebata? Hace no mucho mi Maestro habló de ello. Nos contó cómo el dios Vishnu favoreció al mejor de sus devotos matando a su vaca, lo único de valor que este pobre hombre poseía. Sí, habéis leído bien. Matar a la vaca fue un gran favor. ¿Queréis saber por qué? Continuar leyendo “Vishnu quiere matar a la vaca”

Contentamiento: el secreto de la felicidad

¿Qué es la felicidad? ¿Vivir una vida estupenda, en la que el menor capricho se cumple? ¿Tener a nuestro lado a la persona amada y que nos corresponda? ¿No tener que preocuparse por la salud? Sí, la felicidad suele identificarse con dinero, amor y salud a tope, es decir, con no tener problemas en ninguna de esas tres áreas. Pero eso no es la felicidad. La felicidad no es una situación de vida. La felicidad es un estado de ánimo. Y me he dado cuenta de que lo importante para ser feliz no es que te vaya de lujo. Lo importante es tener contentamiento. Continuar leyendo “Contentamiento: el secreto de la felicidad”

Crónicas desde Accionalandia (I)

Mi andadura personal en el camino del autoconocimiento lleva un tiempo detenida en Accionalandia. Es un lugar muy complejo, con sus propias leyes. Las leyes que rigen las acciones, por supuesto. Todas las acciones: las vuestras, las mías, las de todo el mundo, interrelacionándose en un delicado equilibrio. Estudiar y experimentar el significado profundo de la acción es lo que me toca en estos momentos. Continuar leyendo “Crónicas desde Accionalandia (I)”

El trueno: “la conmoción es buena”

Fragor del trueno que se escucha en 100 millas a la redonda. Conmoción. Peligro. ¿Qué viejas estructuras están a punto de caer? ¿Sabremos mantenernos en lo esencial y desprendernos de lo que ya no sirve?

La conmoción sacude las cosas viejas para que puedan asomar las nuevas. La germinación se prepara. Aunque no te lo creas, la conmoción es buena. Te dejo con este texto acerca del Hexagrama 51: El Trueno, de Carol K. Anthony, extraido de su libro Guía del I Ching: Continuar leyendo “El trueno: “la conmoción es buena””

Aceptando nuestras emociones

aceptar emociones

¿Qué es la realidad? ¿Existe empíricamente algo que pueda llamarse realidad? ¿O bien toda realidad es… subjetiva?

Vayamos a los hechos. Literalmente. Escojamos un hecho cualquiera que nos ha sucedido en el día de hoy. Tratemos de escribir acerca de él sin proyectar emociones, pensamientos y creencias, es decir, sin “interpretarlo” desde nuestra visión personal de cómo son las cosas. Difícil, ¿eh? Pero no imposible. Intentémoslo una vez más. Hombre, la verdad es que así, el hecho desnudo, tan cual, ya no nos parece tan terrible… o tan estupendo. Y es que los hechos, en sí, no son los responsables de que experimentemos emociones positivas o negativas. Continuar leyendo “Aceptando nuestras emociones”

Controlar la vida

controlar la vida

Hace tiempo que quería escribir este artículo, puede que a ti también te interese este tema, pero si te imaginas que voy a darte una serie de consejos sobre cómo controlar tu vida siento desilusionarte, porque realmente voy a hacer todo lo contrario.

“Necesito controlar mi carácter”. “Necesito controlar mis emociones”. “Necesito controlar mis celos”. “Necesito controlar mis nervios”. “Necesito controlar mi eyaculación”. Pon en un buscador de internet la frase “necesito controlar” y fíjate en todo lo que el ser humano tiene necesidad de dominar. Continuar leyendo “Controlar la vida”