Prepararnos para la muerte de un ser querido

Este año 2020 ha sido un año particularmente duro a la hora de enfrentarnos a la pérdida de un ser querido. A causa de la pandemia de COVID-19, muchos se han ido en situación de aislamiento y sin que sus familias puedan decirles adiós. Esta circunstancia ocurre también en los casos de muertes repentinas, bien sea por enfermedad o accidente. O cuando la persona que se va se encuentra lejos y no se puede llegar a tiempo. Despedirse de aquellos a los que más queremos no siempre es viable. ¿Cómo podemos llevarlo mejor? ¿Es posible prepararnos para la muerte de un ser querido? ¿Podríamos ayudar a la persona en su partida? Lo comparto en este artículo.

PREPÁRATE PARA LA MUERTE

En Occidente rehuimos la palabra muerte y todo lo relacionado con ella. Y, sin embargo, es una realidad por la que todos tenemos que pasar. Más vale que nos preparemos para ella.

Hace poco escribí el artículo Vivir este día como si fuera el último en el que dispones de 24 horas para vivir conscientemente y poner en orden tu vida antes de partir. Son sugerencias que pueden ayudarte a prepararte para ese momento.

Pero, ¿cómo prepararnos para la muerte de un ser querido?

Pues exactamente igual: siendo conscientes de que cada día puede ser el último que podamos ver, oír y tocar a esa persona.

En ocasiones, la partida de la persona querida se producirá tras un periodo más o menos largo de declive o enfermedad. Es una buena oportunidad para poner en orden nuestra relación y tener tiempo para despedirnos.

Pero, como decíamos al principio, en otras ocasiones no ocurrirá así.

Por eso, no lo dejes todo para el último momento.

Desde ahora: habla a menudo con tus seres queridos, diles cuánto les quieres, ayúdales cuando lo necesiten, dales las gracias por su presencia en tu vida… y abrázales si puedes.

HAZ TU PARTE

Las relaciones son fuente de alegría y de dolor. Bien lo sabemos. Pero cuando avanzas en el camino del autoconocimiento y abres el corazón, los desacuerdos van perdiendo importancia. Eres capaz de comprender por qué las personas reaccionan en la forma en que lo hacen y ya no respondes airadamente. Ahora, quieres paz por encima de todo.

Cuando eres consciente de que cada día puede ser el último, ya no importa cómo son los demás, lo que hacen o lo que dicen. Solo quieres estar en paz con ellos. Hacer tu parte.

«Que por mi parte, que no quede…»

Esto da mucha tranquilidad en el momento de la muerte de un ser cercano. Y es fundamental a la hora de prepararnos para la muerte de un ser querido.

TENÍA TANTAS COSAS QUE DECIRLE…

Pero, ¿qué ocurre cuando un ser querido se va de repente y quedan temas pendientes con él?

Nada está perdido, porque ahora también puedes comunicarte con esta persona y decirle todo lo que desees.

Crea un instante íntimo para comunicar con tu ser querido. Busca un momento en el que sepas que no vas a ser molestado y siéntate en silencio. Puedes encender una vela o incienso si lo deseas. Aquí van algunas sugerencias:

  • Toma una foto suya entre tus manos y expresa en voz alta o mentalmente lo que quieras decirle.
  • También puedes escribirle una carta a modo de despedida. A veces, escribir es muy buena opción porque ayuda a organizar y a aclarar los pensamientos. Puedes leer luego la carta en voz alta o mentalmente, como si se la estuvieras leyendo a esta persona.
  • Otra opción es entrar en estado meditativo y abrir tu corazón para que reciba todo tu amor.

Puedes repetir estos momentos cuantas veces quieras. La única recomendación es abstenerte de reproches o de lamentos, si quieres ayudar a tu ser querido en su viaje.

ACEPTACIÓN Y DEJAR IR

La pérdida de un ser querido, aunque sea anunciada, siempre crea un vacío en nuestro campo energético.

De repente, esa persona ya no está con nosotros. Los lazos que nos unían a ella se han roto y es como si una parte de nosotros hubiera muerto también.

A medida que pase el tiempo esa herida acabará sanándose. Y se producirá la aceptación de lo ocurrido. Cuando esto ocurra estaremos dejando ir a la persona. Soltando las amarras energéticas que la retenían a nuestro lado. Esto es fundamental para ayudarla en su viaje.

AYUDA A TU SER QUERIDO EN SU VIAJE

«Somos seres espirituales viviendo una experiencia material».

¿Habías oído alguna vez esta frase? Significa que, pese a las apariencias, habría algo más allá de la existencia física, la vida que experimentamos en esta dimensión material.

Por tanto, la muerte en el plano físico sería solo una puerta que se cruza hacia otros planos o dimensiones, donde los seres que abandonan su cuerpo continuarían su viaje, libres de sus limitaciones físicas…

Aceptando y dejando ir a nuestros seres queridos, enviándoles nuestro cariño y apoyándolos en esta nueva andadura, les ayudaremos.

«NO LLORES SI ME AMAS»

Para terminar te dejo con este fragmento de un poema de San Agustín, dirigido a su madre, sobre el momento de la muerte. Es muy consolador:

Enjuga tu llanto y no llores si me amas…
Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo.
La muerte no es nada.
No he hecho nada más que pasar al otro lado.
Yo sigo siendo yo.
Tú sigues siendo tú.
Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo.
Dame el nombre que siempre me diste.
Háblame como siempre me hablaste.
No emplees un tono distinto.
No adoptes una expresión solemne, ni triste,
sigue riendo de lo que nos hacía reír juntos.
Reza, sonríe, piensa en mí, reza conmigo.
Que mi nombre se pronuncie en casa como siempre lo fue,
sin énfasis alguno, sin huella alguna de sombra.
La vida es lo que siempre fue: el hilo no se ha cortado,
¿Por qué habría de estar yo fuera de tus pensamientos?
¿Sólo porque estoy fuera de tu vista?
No estoy lejos… tan solo a la vuelta del camino

A mi padre, in memoriam.

«Juntos para siempre, por los siglos de los siglos».

Os abrazo, María

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, investigadora en el camino del autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

10 respuestas a «Prepararnos para la muerte de un ser querido»

  1. Muchas gracias Maria por tu articulo, aprovecho para compartir estas líneas que me dejaron una muy buena huella cuando lo leí en su momento…

    “Dicen que antes de entrar en el mar, el río tiembla de miedo…
    mira para atrás, para todo el día recorrido,
    para las cumbres y las montañas,
    para el largo y sinuoso camino que atravesó entre selvas y pueblos,
    y ve hacia adelante un océano tan extenso,
    que entrar en él es nada más que desaparecer para siempre.
    Pero no existe otra manera.
    El río no puede volver.
    Nadie puede volver.
    Volver es imposible en la existencia.
    El río precisa arriesgarse y entrar al océano.
    Solamente al entrar en él, el miedo desaparecerá,
    porque apenas en ese momento,
    sabrá que no se trata de desaparecer en él,
    sino volverse océano”
    Khalil Gilbran.

  2. Muy bonito y cierto, María. Mis condolencias y ánimo para ti en estos duros momentos. Como tú bien dices, tu papá no se ha ido sino simplemente te sigue escuchando y cuidando desde allá arriba.
    Un fuerte abrazo,
    Diego

  3. Apreciada María, como bien sabes mi padre partió también en noviembre y durante varios días sentí dolor en el plexo solar. Tu amabilidad y tus palabras me sirvieron de consuelo y me aportaron claridad.
    Con agradecimiento y un tremendo cariño te abrazo.

    Mónica

    1. Hola Mónica, muchas gracias por tu cariño. Me alegro haberte ayudado a comprender y a aceptar la partida de tu padre. Entonces no sabía lo cerca que estaba yo de experimentar la partida del mío. Un abrazo grande

  4. Hola,

    Maria

    Siento mucho la partida fisica de su querido padre, Q.D.D.G.

    Es algo que todos en algun momento debemos de afrontar.

    Saludos!

    1. Hola Manuel, muchas gracias por tu mensaje. Sí, la muerte es el término de la existencia física, pero cuando estás en el camino del autoconocimiento, no es el final. El espíritu es vida eterna. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *