Planificando una nueva vida

El impulso inteligente de la vida se dispone a precipitarse hacia la materia para manifestarse. Son tan sólo dos minúsculas células que se fusionan, pero todo un nuevo proyecto de vida está escrito en ellas. Los padres son los responsables de la puesta en marcha de este acto creativo. Conscientemente o no, están planificando una nueva vida. Vamos a ver qué hay que tener en cuenta en esta planificación.

PLANIFICANDO UNA NUEVA VIDA

Lo primero a tener en cuenta es que los padres son los responsables genéticos de sus hijos. Ellos van a ser los principales transmisores de las características físicas y emocionales que van a caracterizar al niño, incluyendo todo el legado ancestral que se pierde en el tiempo.

Esta programación va a influir, ya desde el seno materno, en la interacción con el medio, determinando la forma de reaccionar al mismo y el carácter de las emociones, patrones de pensamientos y creencias del nuevo ser.

LA IMPORTANCIA DEL ESTADO EMOCIONAL DE LOS PADRES

No sólo los padres influyen a través de los genes sino que su estado emocional en los periodos de la preconcepción y concepción, así como su concienciación y vínculo con la futura vida durante el periodo de gestación son muy importantes.

Hoy en día, muchas parejas realizan una planificación de los embarazos, buscando el momento más idóneo para ser padres.

Podríamos decir en estos casos que el primer vínculo entre los padres y el futuro niño se produce en el momento en que se toma la decisión de traer un hijo al mundo.

Este vínculo, desde un punto de vista biológico, tiene por función asegurar la supervivencia del niño. A nivel afectivo, favorecerá un saludable desarrollo emocional.

Cuando comenzó el interés por la etapa prenatal, obviamente, todas las miradas se posaron en la madre, como primera responsable del embarazo, instándola a llevar hábitos de vida saludables, una nutrición equilibrada y una actitud positiva y tranquila para favorecer una correcta gestación.

Pero, aunque el papel de la madre es crucial en este periodo, no lo es menos el del padre.

“Crear” un hijo es un acto de dos.

LA TÉCNICA METAMORFICA, UNA TERAPIA PRENATAL

Por ello la Técnica Metamórfica es una terapia recomendada para ambos padres dentro del proyecto de sentido de traer un niño al mundo.

A través de un suave masaje en pies, manos y cabeza, la Técnica Metamórfica  despierta nuestra fuerza vital y libera patrones profundos que pueden estar bloqueando nuestro bienestar y crecimiento personal.

Vamos a ver cuáles son sus beneficios si se está planificando una nueva vida:

  • En el caso de la madre, facilita la futura gestación y establece un lazo de unión muy profundo con el bebé.
  • En el caso del padre, fortalece el vínculo con la pareja y el futuro hijo, haciéndole estar más presente y preparado para proteger y sustentar emocionalmente a ambos.
  • Si existen dificultades para la concepción, la Técnica Metamórfica puede ayudar a que el proyecto de vida arraigue con éxito, liberando los bloqueos emocionales o los patrones de creencias que están limitando las posibilidades de concebir, siendo preceptiva la aplicación tanto a la madre como al padre.

Aquí podéis informaros de las características de la Sesión de Técnica Metamórfica.

Si estáis planificando una nueva vida os va a encantar este espectacular documental del desarrollo del niño, desde la concepción al parto.

Os abrazo, María

Imagen de ParallelVision en Pixabay

 

4 respuestas a «Planificando una nueva vida»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *