Energía vital: el elixir de la juventud

El otro día, en una reunión con personas de diferentes edades, se hablaba con nostalgia de la juventud. Personas de ochenta, de setenta y tantos, pero también de cincuenta y pocos decían que darían cualquier cosa por encontrar el elixir de la juventud y volver a tener treinta años. Me preguntaron a mí y yo negué con la cabeza: «Yo estoy bien y a gusto con mi edad. No querría volver a los treinta». Me miraron incrédulos y siguieron con su letanía, añorando el pasado, incapaces de disfrutar del presente.

LOS MITOS DEL ENVEJECIMIENTO

Curiosamente, a los treinta o cuarenta años, cuando surgen las primeras arrugas, las primeras canas, comienza a despertar el rechazo al envejecimiento. La juventud empieza a escaparse y llega la madurez, pero muchos no estamos preparados para asumirla.

Porque tras la madurez llega el envejecimiento.

Y ahí están todos esos mitos, tan extendidos, y que tanto han distorsionado la forma de afrontar el paso de los años, como que la vejez está forzosamente ligada a la enfermedad, al deterioro físico, a las enfermedades neurodegenerativas, a la soledad, a la depresión…

Así, la mayor parte de la población experimenta un claro rechazo hacia la vejez a lo largo de su vida, pero eso no ayuda cuando un buen día, sin saber cómo, te plantas en los sesenta y cinco.

EL MIEDO A ENVEJECER

El miedo a envejecer hace que mucha gente mire hacia otro lado, con la esperanza de que a ellos no les llegue.

Otros, viven la vida como si no hubiese un mañana, cometiendo todo tipo de excesos y desatendiendo su salud física y psíquica.

Tanto por ignorancia como por negligencia, han descuidado el tesoro más importante que se nos ha legado al nacer y en el cual se encuentra el elixir de la juventud: nuestra energía vital.

LA ENERGÍA VITAL: EL ELIXIR DE LA JUVENTUD

La energía vital es la energía que anima la vida, la fuerza que nos impulsa cada día.

Sin energía vital no hay salud.

Para tener una buena salud, un verdadero bienestar físico, emocional, mental y conciencial es necesario disponer de una buena reserva de energía vital.

Cuando te sientes pleno de energía vital se puede decir que eres joven.

Una persona puede tener una edad cronológica de sesenta y cinco años pero si está fuerte y en forma, duerme bien, digiere bien los alimentos, su mente está en calma, disfruta de sus relaciones, se siente útil y tiene curiosidad por seguir aprendiendo, esa persona es aún joven.

CÓMO INCREMENTAR LA ENERGÍA VITAL

Dependiendo de nuestra herencia genética y ancestral, al nacer tenemos asignada una cantidad determinada de energía vital.

Esta energía vital puede agotarse si hacemos mal uso de ella, como veíamos más arriba.

Por el contrario, la energía vital puede incrementarse e, incluso, aumentar su frecuencia de vibración, si seguimos estos consejos:

  • Alimentarse adecuadamente, preferentemente con una dieta vegetariana o vegana. En el artículo Recetas para aumentar tu energía tienes más información.
  • Abandonar la vida sedentaria y realizar ejercicio físico a diario. Un paseo de media hora al día hace maravillas.
  • Pasar más tiempo en contacto con la Naturaleza.
  • Observar la respiración consciente. Respirar conscientemente incrementa la vitalidad y la salud. En el artículo Limpieza de Chi te cuento un ejercicio muy sencillo que puedes realizar diariamente.
  • Y, sobre todo, practicar métodos  que trabajan con la energía vital como Yoga, Chikung y Reiki. Yo practico los tres, pero ha sido Reiki el que más ha revolucionado mi vida. Por eso lo recomiendo y lo enseño.

REIKI PARA LA JUVENTUD

Como hemos comentado a lo largo de muchos artículos, Reiki es un método que aumenta la energía vital y su frecuencia de vibración. Vamos a ver cómo ayuda Reiki a prolongar la juventud:

  • Al vibrar en niveles más altos, la energía Reiki fortalece el cuerpo, previniendo la enfermedad y el deterioro físico y haciendo más lento el proceso de envejecimiento.
  • Al mismo tiempo, el aumento de vibración libera bloqueos y limpia de impurezas los canales energéticos. El resultado es un mayor fluir de la energía que tiene su correspondencia a nivel físico con la liberación de toxinas acumuladas. De esta manera, el organismo puede realizar mejor sus funciones, favoreciendo la juventud.
  • A nivel mental, vibrar en altas frecuencias significa la apertura de muchos límites mentales y el abandono de creencias obsoletas. De esta manera, la mente está abierta al cambio y atenta a las oportunidades de la vida. Se van cumpliendo años pero sigue habiendo ilusión por el futuro.
  • En cuanto al nivel emocional, emociones que nos envejecen, como la ira, la frustración, el victimismo, van a ser reemplazadas por la comprensión, la resiliencia, la responsabilidad. Somos más fuertes anímicamente y estamos mejor preparados para enfrentarnos a los desafíos de la vida.
  • La alta vibración nos hace también sentirnos más unidos a todo lo que nos rodea. Las angustias existenciales desaparecen y vivimos conscientemente y agradecidos el presente. Todo empieza a cobrar sentido.

PRACTICANDO EL AUTO-REIKI

La aplicación regular de Reiki a uno mismo es un auténtico elixir de la juventud.

El Auto-Reiki es la manera más sencilla de procurarse salud, bienestar y armonía en todas las fases de nuestra vida.

Y cuando nos vamos haciendo mayores, es fundamental realizar una práctica que nos ayude a aumentar nuestra vitalidad, a reparar los posibles desequilibrios acumulados y a recuperar la armonía a todos los niveles.

Ahora tienes a tu disposición el Curso Online de Auto-Reiki que estoy segura te va a cambiar la vida.

A mí me la cambió.

Descargar Curso de Auto-Reiki

Os abrazo, María

Imagen de Linus Schütz en Pixabay

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, investigadora en el camino del autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *