El despertar de la conciencia en 4 pasos

Todos los días, algo sucede que me hace sentir una inmensa gratitud por haber abierto mi mente y mi corazón a la vida consciente. Y esto ocurre desde hace algunos años, pero no siempre ha sido así. ¿Cuáles son los pasos que me han llevado al despertar de la conciencia? En este artículo te lo cuento.

1- EL AFÁN DE SABER

No sé si has visto la película Tarzán de Disney. Pero en su BSO hay una canción que refleja totalmente cómo soy yo:

Quiero saber, que me enseñen. Quiero saber lo extraño que soy. Dime más, que entienda lo que es normal en lo extraño que soy…

Toda mi vida he sentido una gran curiosidad por todo lo que me rodeaba, ya fueran personas, libros, naturaleza, universo… De niña soñaba con viajar al espacio o a las profundidades del mar. Quería desentrañar todos los misterios, incluido el de mi propia existencia.

Siempre me he hecho preguntas y esta curiosidad innata, este amor por la investigación, es lo que me ha llevado a bucear a fondo en la filosofía occidental y oriental, intentando encontrar respuestas.

Fue Reiki, sin embargo, el método que me abrió las puertas a una nueva concepción acerca de mí misma y del Universo. Al despertar de la conciencia. Y no lo hizo a través de la lectura de gruesos volúmenes, sino de la contundente constatación de que somos algo más que un cuerpo físico.

Conectar con mi cuerpo de energía fue toda una revelación para mí. Y comenzó el entusiasmo.

2- EL ENTUSIASMO

Con la práctica de Reiki y las sucesivas iniciaciones, mi frecuencia energética aumentaba. Mi ser estaba más en calma, los límites mentales se disolvían y mi corazón se abría de par en par.

Por supuesto, entusiasmo engendra entusiasmo. Cuando vibras en alta frecuencia eres imparable, estás al 100% convencido de que puedes conseguir cualquier cosa. En realidad, ni siquiera lo piensas, lo que sucede es que te llega cuanto necesitas.

Así, las oportunidades se agolpan en tu puerta, hay cientos de manos que quieren ayudarte y todo parece discurrir en estado de gracia. La sincronicidad y sus milagros comienzan a llegar a tu vida.

Es la etapa más maravillosa. La de los fuegos artificiales.

Pero, un día, el camino empieza a volverse más difícil. Y solemos pensar que se trata de una vuelta atrás.

No es así, en la mayoría de los casos. Lo que ocurre es que estamos subiendo un nuevo escalón pero este es mucho más alto que el anterior. De ahí las dificultades. Pero si nos encontramos en ese momento y en ese lugar es porque ya estamos preparados para asumir la escalada.

Ahora, más que nunca, es necesario perseverar en la práctica.

3- LA VOLUNTAD

Cuando hablo de perseverar en la práctica me refiero a los ejercicios propuestos en el método que hayamos escogido para avanzar en nuestro crecimiento personal: Reiki, Meditación, Yoga, Chikung…

Como alumna y como maestra sé que esta es una parte difícil. Muy difícil. La implicación del alumno tras finalizar el curso se va diluyendo día tras día. Las tareas cotidianas te absorben y solo las personas con una gran fuerza de voluntad consiguen hacer regularmente la práctica.

Así que este es el momento de poner en una balanza cuáles son nuestros intereses: ¿quiero seguir avanzando en mi crecimiento personal o voy a dejar que todo quede en agua de borrajas?

En algunos métodos con los que yo he trabajado solo es necesaria media hora de práctica diaria para obtener resultados. Por supuesto, cuanto más le dediques, más beneficios tendrás. Pero no es necesario. La regularidad es mucho más poderosa. Es la que va a procurar que la práctica se convierta en un hábito en tu día a día. No podrías levantarte de la cama y marcharte sin darte una ducha o lavarte los dientes, ¿verdad? Pues yo no puedo pasar sin hacer mi práctica diaria.

4- LA DEVOCIÓN

Llega un momento, en el despertar de la conciencia, que te surge un maravilloso sentimiento de amor y respeto por todo lo que te rodea, por todo lo que llega a tu vida, sin juzgarlo, sin etiquetas. Son esos momentos a los que aludía al principio, en los que te sientes conectado con todo.

Cuando yo experimento esta emoción, doy siempre gracias a mis maestros y a mi práctica, por lo mucho que me enseñan y apoyan.

Y cuando hablo de maestros no me refiero solo a los maestros de diferentes tradiciones (Reiki, Yoga, Meditación, Chikung, Bioenergética) con los que me he formado y sigo formándome.

Todas las personas, los animales, las plantas, los árboles, las rocas, el fuego, las montañas, los valles, los desiertos, los ríos, los lagos, los mares, la lluvia, las nubes, el viento, el cielo, el sol, la luna, las estrellas, los planetas… Todo lo que hay en mi vida es un Maestro para mí.

Es una conexión que me sostiene y acompaña. Y nunca me siento sola.

¿Cómo no ser devota de mi práctica?

EL DESPERTAR DE LA CONCIENCIA TAMBIÉN ES PARA TI

Este artículo es para animarte a dedicarte unos minutos todos los días para escucharte, para conectar con tu ser más profundo.

Y si has empezado alguna formación, te animo a seguir con tu práctica, a perseverar.

Los beneficios no se encuentran a la vuelta de la esquina. El camino ha de ser caminado y no podemos saltarnos las etapas que no nos gustan o nos dan pereza. Todos los pasos son importantes.

Pero, estoy convencida, que tú también puedes dar hoy un paso adelante en tu crecimiento personal.

Pon en práctica los pasos que te he comentado, sal de la inercia y siente curiosidad por descubrir quién eres y cómo puedes desarrollar todo tu potencial. Échale ganas, llénate de entusiasmo y persevera.

Sé que lo conseguirás.

Si este artículo te ha inspirado, me encantaría leer tu comentario.

Os abrazo, María.

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, investigadora en el camino del autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

4 respuestas a «El despertar de la conciencia en 4 pasos»

  1. Muchas gracias,yo soy de Reiki y es cierto todo lo que dices ahora mismo estoy pasando una mala época y se que me vendría bien la constancia, pero me cuesta un mundo, creo en la sinconicidad porque justo hoy una amiga que hace 5 años que no la veo me a escrito para decirme que a soñado conmigo y el color azul el cual es ahora mi preferido y que debo hacer Reiki y justo hoy recibo este correo creo que existe mucha casualidad en todo esto y es una señal, mil gracias

    1. Hola Mayte, no hay casualidades, ya sabes ;). Efectivamente, con Reiki suele pasar mucho que se vaya perdiendo la confianza. Quizás porque es tan sencillo que no nos fiamos. «¿Ponerme las manos sobre el pecho va a hacer que me tranquilice? Mejor me tomo un calmante». Tomar la decisión de perseverar en la práctica y vivir más conscientemente cada experiencia que nos llega se nos hace muy difícil. Las soluciones rápidas son las que nos convencen. Pero esto nos quita libertad y empoderamiento.
      Me alegro que consideres este artículo como una señal para retomar la confianza en tu práctica. Desde aquí te aliento a continuar paso a paso -y muy conscientemente- tu camino. Un fuerte abrazo

    1. Hola Franco, gracias por tu comentario. A veces el despertar de la conciencia lleva mucho tiempo, otras, en cambio, se produce fácilmente. Algo hace clic y empiezas a ver la existencia de otra manera. Lo importante es que esa llama no se apague. Y ahí entran los 4 pasos: afán de saber, entusiasmo, voluntad y devoción para continuar avanzando en el camino. Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *