Crónicas desde Accionalandia (II)

Os acordáis que decíamos en el anterior artículo que el resultado de nuestras acciones no depende solamente de nosotros, que hay muchos factores que influyen en la consecución de nuestros objetivos.

Paseando por Accionalandia he visto a mucha gente que ha decidido detenerse en su camino y no mover un solo dedo: “Total, me dicen, si mi esfuerzo no sirve para nada…”.

acción consciente

La verdad es que a todos nos ha pasado: nos invade la desidia o, tal vez, estamos descorazonados, porque no obtenemos los resultados que deseamos. Y, sin embargo, las leyes de la acción nos dicen que en todo momento…¡el esfuerzo es el resultado!

“Olvídate de la meta, lo que importa es el camino”. Esta frase la hemos escuchado (y tuiteado) hasta la saciedad, pero, ¿qué quiere decir? Pues que, como diría Don Antonio Machado «se hace camino al andar». Y dos cosas son las que cuentan:

  • las motivaciones que nos impulsan
  • la manera en que reaccionamos ante las situaciones que nos van surgiendo.

Nuestra actitud importa, y mucho. Quizás, es la única baza segura en el juego de la vida. Porque de lo único que podemos responder es de nuestra actitud.

¿Cuál sería la actitud más valiosa? Aquella en la que prevalece la acción consciente sobre la reacción inconsciente. Y esto que digo no es sencillo, porque generalmente nos dejamos llevar por la inercia de nuestras reacciones, dictadas, a su vez, por patrones subconscientes de los que, a veces, no tenemos ni la menor idea. Ya os lo contaba en este artículo: Subconsciente: 95% de lo que somos.

La acción consciente es la acción responsable que nace del conocimiento interior y está siempre alineada con él. Es lo que tenemos que hacer. Nuestra tarea, nuestra misión, nuestro deber. ¿Tenemos deberes? Ya lo creo. La vida es nuestra escuela. Tenemos lecciones que aprender –cada uno las suyas– y exámenes que aprobar. Lo que pasa es que “los deberes” no suelen coincidir con “los deseos”. Por eso estamos en pulsión continua, entre lo que, en base a nuestros patrones, creemos que es lo más adecuado para nosotros y lo que la vida nos exige.

A medida que vamos avanzando en el camino del autoconocimiento las fronteras empiezan a diluirse. Ya no es el placer o la aversión lo que nos mueve, ya no son nuestras creencias ni nuestros límites los que condicionan nuestras reacciones. Y el obrar desde una mayor consciencia se convierte en la única meta. 

Paseando por Accionalandia me encontré con algunas personas que habían tomado buena nota del asunto y procuraban marchar por el camino del medio, atentos, perseverantes, con gracia. Parecía que llevaban haciéndolo toda la vida, pero yo sabía que su esfuerzo les había costado.

Acción consciente y desapego del resultado. Esa era su divisa.

Os abrazo, María

Imagen: Wikimedia Commons. Karma Pakshi.

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, investigadora en el camino del autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

4 respuestas a «Crónicas desde Accionalandia (II)»

  1. A veces cuesta tanto accionar y dar paso a otra cosa, porque una piensa que las condiciones no están dadas, como romper con eso? Si cuando sientes que estás avanzando o crees avanzar, mas bien pareciera que te quedaste donde mismo no sucede nada distinto, todo sigue igual…

    1. Hola Activada pero desanimada, es verdad que hay momentos en los que no podemos hacer nada. Como digo en el artículo, es que no es tiempo de avanzar, sino de detenernos o quizá, incluso, de retirarnos. Si tienes dudas sobre el siguiente paso a dar prueba a abrir más el corazón. Cuando el corazón se abre, las dudas empiezan a desvanecerse y tenemos más claridad acerca de nuestra vida. Si estás meditando, prueba a poner la atención en el corazón en vez de en el tercer ojo.
      Y te dejo algunos enlaces sobre este tiempo que estás viviendo:
      La contemplación
      Actuar o no actuar
      Seguir la huella del Maestro Interior
      Maestro Corazón
      Paciencia, perseverancia, esperanza. Un abrazo

  2. … al andar se hace camino, y al volver la vista atrás, se ve la senda que NUNCA se ha de volver a pisar… Eso decía Machado, D. Antonio, pero debía estar en un momento depresivo. No sabemos lo que nos depara el destino, y tal vez sí volvamos a recorrer el camino ya trillado, aunque las diferentes circunstancias puedan ocasionar que no nos parezca el mismo. Otro abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *