La buscadora

la buscadora

Era una buscadora nata, puede que incluso antes de su nacimiento ya estuviera buscando en el seno materno la razón de su existencia.

Era aún muy niña cuando empezó a perseguir en los demás lo que estaba buscando y se quedaba colgada de una sonrisa amable, de una atención en la mirada o de un cumplido zalamero y allí permanecía, acurrucada en la tibieza de ese instante, calmada en su ansia. Continuar leyendo «La buscadora»

Aceptando nuestras emociones

aceptar emociones

¿Qué es la realidad? ¿Existe empíricamente algo que pueda llamarse realidad? ¿O bien toda realidad es… subjetiva?

Vayamos a los hechos. Literalmente. Escojamos un hecho cualquiera que nos ha sucedido en el día de hoy. Tratemos de escribir acerca de él sin proyectar emociones, pensamientos y creencias, es decir, sin «interpretarlo» desde nuestra visión personal de cómo son las cosas. Difícil, ¿eh? Pero no imposible. Intentémoslo una vez más. Hombre, la verdad es que así, el hecho desnudo, tan cual, ya no nos parece tan terrible… o tan estupendo. Y es que los hechos, en sí, no son los responsables de que experimentemos emociones positivas o negativas. Continuar leyendo «Aceptando nuestras emociones»

Controlar la vida

controlar la vida

Hace tiempo que quería escribir este artículo, puede que a ti también te interese este tema, pero si te imaginas que voy a darte una serie de consejos sobre cómo controlar tu vida siento desilusionarte, porque realmente voy a hacer todo lo contrario.

«Necesito controlar mi carácter». «Necesito controlar mis emociones». «Necesito controlar mis celos». «Necesito controlar mis nervios». «Necesito controlar mi eyaculación». Pon en un buscador de internet la frase «necesito controlar» y fíjate en todo lo que el ser humano tiene necesidad de dominar. Continuar leyendo «Controlar la vida»

Quiérete mucho

Uno de los principios básicos que se imparten y se practican en Energía para el Equilibrio es que cada uno de nosotros es el primer responsable de su salud,  bienestar y felicidad. Es algo muy sencillo, tan sencillo que normalmente lo pasamos por alto, atrincherados en la creencia de que nuestra vida está en manos de un incierto destino que nosotros no podemos o no sabemos controlar. Obviamente, si seguimos pensando así, así va a ser nuestra realidad. Este es otro de nuestros temas recurrentes, no nos cansaremos de insistir en que nosotros, con nuestra actitud, también influimos en la realidad, así que si queremos que las cosas cambien, deberíamos cambiar primero nuestra forma de pensar. Continuar leyendo «Quiérete mucho»