El hexágono y el chakra corazón

En el anterior post os decía que os iba a contar más sobre la sincronicidad y los mensajes del Universo. Este es el relato de una experiencia no muy lejana, vivida una tarde de invierno mientras paseaba por una playa. Su título: el hexágono y el chakra corazón.

el hexágono y el chakra corazón

ATRAPADA EN LA MENTE

Recuerdo que aquella tarde estaba triste y deprimida. Ciertos proyectos no habían salido como yo esperaba y aquello había ido minando mi moral.

Es curioso como los pensamientos negativos empiezan a propagarse en el discurso mental a velocidades vertiginosas sin que apenas nos demos cuenta.

Incluso la mente más entrenada, aquella que pensábamos que estaba de nuestro lado, sucumbe al odioso placer del victimismo y a echarle la culpa al mundo de lo que nos pasa.

Reconozco que aquella tarde estaba tocando fondo. Y eso que me encontraba en una hermosa playa paseando bajo un alegre sol invernal. Pero yo no estaba ahí, sino en mi mente, atrapada en lúgubres pensamientos que parecían muy razonables.

Ya os he hablado de este dicho: “Preferimos tener razón a ser felices”.

Pues eso.

EL MENSAJE DEL UNIVERSO

Como os digo, estaba paseando, cabizbaja, mirando sin ver las pequeñas conchas y piedrecitas que jalonaban la orilla.

En un momento dado escuché unas risas y levanté los ojos. Eran unos niños que jugaban con las olas. Se habían descalzado y arremangado los pantalones, pero el agua los había empapado de lleno.

Aquella imagen llena de vida, de alegría, tan en contraste con mi paisaje interior hizo que mis ojos se llenaran de lágrimas y volví a mirar al suelo.

Entonces lo vi.

Allí en la orilla, entre las conchas partidas y los cantos redondeados había un hexágono blanco.

Recién bañado por la espuma del mar brillaba como una estrella.

Me agaché a recogerlo y lo sostuve en mi mano. Era una pequeña pieza de cerámica de las que se usan para alicatar muros. Miré a mi alrededor pero no vi ninguna otra pieza similar, ni otros restos de materiales de construcción.

Volví a contemplar el hexágono mientras una poderosa sensación se abría paso en mi interior.

Mi corazón comenzaba a abrirse de nuevo y la energía en oleadas subía hasta la garganta y la cabeza, barriendo todo rastro de negatividad.

EL MENSAJE DEL UNIVERSO

¿Qué había ocurrido?

¿Acaso aquella pequeña pieza de cerámica era un objeto milagroso?

Nada de eso.

Lo que me sacó del círculo vicioso de mis pensamientos fue que reconocí el mensaje que había detrás.

Era algo tan obvio… Y, sin embargo, el Universo tuvo que hacérmelo ver.

Ese fue el pequeño milagro.

Un revulsivo, un reseteo de mi mente.

El pequeño hexágono me estaba diciendo que abriese mi corazón.

EL HEXÁGONO Y EL CHAKRA CORAZÓN

En el centro del pecho se sitúa el chakra corazón.

Para mí es uno de los centros de intercambio energético principales de nuestro cuerpo de energía.

En él se dan cita las energías provenientes del cielo y de la tierra como te contaba en el artículo El canal central de energía.

Del chakra corazón se dice también que es el lugar de la unión de los opuestos, el fin de la dualidad que experimentamos en esta dimensión. Porque como te comento en La ley de polaridad: todo aquello que está separado tiende a unirse de nuevo.

Los opuestos están representados por las energías masculinas y femeninas: el yin y el yang en la filosofía china, Shiva y Shakti en la filosofía hindú…

Precisamente, en la simbología de la India encontramos un símbolo formado por dos triángulos opuestos: uno apunta hacia arriba, el otro hacia abajo.  Representa, como os digo, la unión de dos fuerzas contrarias y, sin embargo, complementarias.

Este símbolo es muy antiguo y se conoce con el nombre de Sat-Kona.

Como veis, aparece también en el interior del loto de doce pétalos que representa al chakra corazón, también en la simbología hindú.

el hexágono y el chakra corazón

Si os fijais, en la intersección de los dos triángulos, en un color más claro, encontramos la figura del hexágono.

Está representando la parte más importante del símbolo, el lugar en el que se produce la unión incondicional con nosotros mismos y con todo lo que nos rodea.

Este es el núcleo vibrante de nuestro ser, más allá del tiempo y del espacio.

Al principio se encuentra dormido, pero según avanzamos en nuestro autoconocimiento y crecimiento personal comienza a activarse.

Al conectar con él, conectamos con nuestra fuerza interior y comenzamos a vivir conscientemente nuestra existencia.

De aquí obtenemos la confianza necesaria para vivir siempre con esperanza.

DESDE EL CORAZÓN DEL UNIVERSO

Aquella tarde, al contemplar el pequeño hexágono de cerámica volví a conectar con ese espacio dentro de mí.

No fueron necesarias las palabras.

El mensaje llegó desde el corazón del Universo a mi corazón, liberando una energía purificadora.

Tuve suerte, porque no siempre son tan claros los mensajes como en esta ocasión y, a veces, tardamos en encontrarles un significado.

Pero en esta ocasión hubo clic maravilloso.

En la foto que abre este artículo podéis ver el pequeño hexágono que me encontré. Desde entonces está en mi escritorio, frente a mí, recordándome siempre que abrir el corazón y comunicarme desde el corazón es lo más importante.

Me encantaría que me contarais vuestras experiencias con la sincronicidad y los mensajes del Universo. Estoy segura de que tenéis muchos momentos singulares que compartir. Hacedlo, como siempre, un poco más abajo, donde dice: “Deja un comentario”.

Os abrazo, María

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

10 opiniones en “El hexágono y el chakra corazón”

  1. Hola María, las sincronicidades en la vida son contínuas. Ocurren constantemente. Por destacar alguna, me ha ocurrido en muchas ocasiones que estando inseguro o dubitativo sobre alguna cuestión espiritual, me metía en Internet y por arte de magia una charla de Sergi Torres, Emilio Carrillo, Eckhart Tolle, etc., hablada exactamente de eso que me perturbaba y resolvía mi inquietud. O con Marco me ha sucedido en bastantes ocasiones.

    1. Hola Daniel, gracias por tu comentario. Tienes razón de que ocurren constantemente, pero no siempre los percibimos, como contaba en el post anterior. Los ejemplos que compartes nos hacen darnos cuenta de que toda la información en el Universo está conectada con nosotros, solo tenemos que abrirnos un poco para empezar a recibir lo que necesitamos. Un abrazo

  2. Hola Estimada Maria, a mi me paso que estaba muy deprimida no tenia ganas de nada y una amiga me presento un amigo de ella que hacia Reiki y fue mi angel me saco de esa depresion y mi vida cambio yo cambie ya no era esa mujer que no hablaba con nadie y que se encerraba en si misma, lo mas lindo fue que a esta persona yo la había conocido en sueños cuando yo tenia 9 años soñe con el y despues el mismo sueño se fue repitiendo por años , yo tengo ese don de que lo que sueño se me hace realidad.

    1. Hola Deisy, gracias por tu historia. La sincronía entre los sueños y la vigilia le sucede a muchas personas. Significa que la información de lo que va a pasar ya está ahí y podemos “descargárnosla” durante el sueño. En tu caso durante años se repitió el mismo sueño, soñaste con esa persona que te iba a ayudar cuando más lo ibas a necesitar. Así, cuando llegó el momento no había duda posible. Me alegro que Reiki esté en tu camino. Para mí fue un camino transformador. Un abrazo

  3. que hermosa tu experiencia!….a mi me ayuda muchísimo el hoponopono…el viernes pasado salí muy mal de mi trabajo, cargada de energías negativas….en casa repasé el hoponopono….lo siento, perdón, te amo y gracias….pensando en aquellas personas que me producían malestar. Y por milagro, mi organismo y ánimo cambió. Ayer llegué, llena de ánimo, alegría por la vida y me dí cuenta que yo no debo hacerme cargo de procesos de otros. Tengo el recurso de la fe y del hoponopono. Saludos María. cordialmente, margarita

    1. Hola Margarita, qué sencillas palabras y qué difíciles de pronunciar sin embargo: lo siento, perdón, te amo y gracias. Pero cuando la palabra vibra desde un corazón sincero y abierto se obra el milagro. Esas palabras fueron para ti como el pequeño hexágono blanco para mí. Mil gracias por compartir. Un abrazo

  4. Hermosa historia y asì conozco muchas pero, este tipo de mensajes a mi nunca me llegan, o no los reconozco a pesar de que los busco en momento muy duros que he pasado y estoy pasando.
    gracias

    1. Hola Dora, tienes razón de que a veces nos cuesta ver la luz al final del túnel. A mí también me pasa con algún tema, cada uno tenemos nuestro talón de Aquiles. Pero si miro hacia atrás sí veo una gran diferencia con la persona que era antes. Ahora siento que puedo contar conmigo misma, aunque afuera caigan chuzos de punta. Y esa fuerza no viene del ego, sino de algo mucho más grande que todos tenemos en nuestro interior. La Vida nos encamina a su encuentro y hay que seguir andando cada día. Un gran abrazo y ¡ánimo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *