Contentamiento: el secreto de la felicidad

¿Qué es la felicidad? ¿Vivir una vida estupenda, en la que el menor capricho se cumple? ¿Tener a nuestro lado a la persona amada y que nos corresponda? ¿No tener que preocuparse por la salud? Sí, la felicidad suele identificarse con dinero, amor y salud a tope, es decir, con no tener problemas en ninguna de esas tres áreas. Pero eso no es la felicidad. La felicidad no es una situación de vida. La felicidad es un estado de ánimo. Y me he dado cuenta de que lo importante para ser feliz no es que te vaya de lujo. Lo importante es tener contentamiento. Continuar leyendo “Contentamiento: el secreto de la felicidad”

Que la vida no me sea indiferente

Que la vida no me sea indiferente

Hace unos días recordaba una de las grandes canciones reivindicativas de nuestro tiempo: Sólo le pido a Dios. La letra es del cantautor argentino León Gieco y la también argentina Mercedes Sosa la cantaba como nadie. La canción sacudía conciencias allá por los años setenta, desde Latinoamérica a Estados Unidos y Europa, a través de una llamada a no quedar indiferente frente a los abusos del poder establecido: “Que el dolor no me sea indiferente, que la guerra no me sea indiferente, que lo injusto no me sea indiferente, que el futuro no me sea indiferente…”

Cuarenta años más tarde, en plena crisis, no sólo económica, sino de auténticos valores humanos, esta llamada a salir de nuestra indiferencia me parece una necesidad de primer orden. La vida, esta oportunidad única e irrepetible, no nos puede ser indiferente. Tenemos en nuestras manos un tesoro incalculable y día a día dejamos que se escurra entre nuestros dedos, sin damos cuenta. Dice una de las estrofas: “que la reseca muerte no me encuentre, vacío y solo sin haber hecho lo suficiente”. Continuar leyendo “Que la vida no me sea indiferente”