Ejercicio para abrir el corazón

En el anterior artículo os comentaba que Reiki era un buenísimo método para abrir el corazón. Pero para los que no estáis iniciados en Reiki os voy a mostrar un ejercicio sencillo que podéis realizar para activar y aumentar la energía en el centro energético del corazón.

abrir el corazón

¿POR QUÉ ABRIR EL CORAZÓN?

En los primeros tiempos de mi camino de autoconocimiento yo solía pedir sabiduría. Ahora, satisfecha en parte esa necesidad de saber, me decanto por la alegría y la paz.

¿Por qué? Pues porque he constatado que cuando el corazón está alegre y en paz todo es posible.

Ni siquiera es necesario saber, ni hacer nada. Todo te llega si te hace falta.

Esto sucede porque estamos en un estado de mínima tensión, en armonía con nosotros mismos y con lo que nos rodea.

Fluímos.

Por eso, mi máxima aspiración en estos momentos es mantener el corazón abierto y pleno de energía.

Y ni siquiera es por lo que la vida pueda traerme o no. Simplemente, es que me siento increíblemente bien así.

Relajada, confiada y rebosante de energía amorosa.

1. VACIAR EL CORAZÓN

La primera parte de este ejercicio para abrir el corazón consiste en vaciarlo de energías que no nos benefician, como la prisa, la arrogancia, la impaciencia, la animadversión…

Para ello vamos a ayudarnos de la respiración.

  • Nos sentamos comodamente, con la espalda recta.
  • Cerramos los ojos.
  • Iniciamos una respiración lenta y profunda, llevando la atención al corazón.
  • Al inhalar, imaginamos que nos llenamos de energía positiva que limpia el centro del corazón.
  • Al exhalar, visualizamos como la energía negativa sale en forma de un humo oscuro.
  • Repetimos esta respiración varias veces, hasta que nos sintamos más relajados.
  • Terminamos con la atención en el centro del corazón, visualizando como, ahora, está limpio y preparado para la siguiente fase del ejercicio.

2. CREAR UNA ENERGÍA MENTAL POSITIVA

Ahora, vamos a crear en nuestra mente una fuente de energía positiva para abrir el corazón.

  • Continuamos sentados con la espalda recta y los ojos cerrados.
  • Respiramos suavemente.
  • Unimos las palmas de las manos y las apoyamos ligeramente en el centro del corazón.
  • Ponemos ahora la atención en el entrecejo.
  • Traemos a la mente el recuerdo de un momento en el que sentimos una paz o alegría profundas y nos llenamos de esa agradable sensación.
  • Ahora, llevamos esa energía que hemos creado en nuestra mente al corazón. Para ello, visualizamos cómo fluye, desde el entrecejo al corazón, como si fuera una cascada de luz.
  • Sentimos cómo el corazón se va abriendo poco a poco, como una flor que despliega sus pétalos.

3. SONREÍR AL CORAZÓN

Esta parte del ejercicio es, en realidad, una meditación muy poderosa basada en la técnica de la Sonrisa Interior.

Una sonrisa no solo es un eficaz instrumento para comunicar con los demás. También podemos utilizarla para comunicar con nosotros mismos y enviarnos mensajes de aceptación, afecto y seguridad.

  • Ponemos ahora la atención en el centro del corazón y le sonreímos interiormente.
  • Concentramos toda nuestra atención en esta sonrisa interior.
  • Nos quedamos ahí todo el tiempo que necesitemos y sentimos cómo se relaja y se abre el corazón con esta energía amorosa.
  • Si notamos que la sonrisa se debilita, podemos volver a la fase 2 y acceder otra vez a la fuente de energía positiva. Conectamos con esos recuerdos de paz y alegría y los hacemos llegar de nuevo al corazón.
  • Si hacemos a menudo esta práctica, muy pronto el corazón también nos devolverá la sonrisa.

Espero que pongáis en práctica este ejercicio para abrir el corazón y  me alegrará mucho que me escribáis para contarme qué habéis experimentado. Hacedlo, como siempre, un poco más abajo, donde dice: “Deja un comentario”.

Os abrazo, María

La contemplación

A veces nos toca subir empinadas cuestas en el camino del autoconocimiento. Subimos jadeantes, atentos a las irregularidades del terreno, eludiendo las piedras que ruedan hacia nosotros. Internamente sentimos una ira profunda ante una situación que no esperábamos. No comprendemos por qué tenemos que pasar forzosamente por ahí. Ninguna señal en el mapa nos había advertido. Nuestro corazón se cierra y ya no vemos nada más. Ya no recordamos de dónde venimos. Hemos olvidado a donde vamos. Ya no importa el camino, es que ni siquiera existe bajo nuestros pies… Afortunadamente, un árbol amigo nos aguarda un poco más arriba. Y bajo su sombra nos detenemos, fatigados. Ha llegado el momento de la contemplación. Continuar leyendo “La contemplación”

Cuestión de fe

Habréis oído ese dicho de que la fe mueve montañas. Pues bien, después de explorar las Leyes del Universo, los Principios de la acción y la no acción, la Programación genética y ancestral con la que venimos al mundo, las Fortalezas y Debilidades que nos definen, la contundente influencia de nuestro Subconsciente en nuestras elecciones y decisiones y de constatar que todo esto domina profundamente nuestras vidas… he llegado a la conclusión que la única forma de sobreponernos a lo que nos viene encima es cuestión de fe. Continuar leyendo “Cuestión de fe”

Soltar los miedos, soltar los deseos

Durante la meditación de anoche tuve la intuición clara de que para avanzar en el camino del autoconocimiento era necesario soltar los miedos y arriesgarse a caminar por la cuerda floja… ¡y sin red! Aunque hubiera cocodrilos abajo o un volcán en erupción, lo importante era seguir hacia delante, con confianza. Estaba completamente de acuerdo. Acto seguido, un segundo insight se plasmó con claridad en mi pensamiento: ¡pero también hay que soltar los deseos! Continuar leyendo “Soltar los miedos, soltar los deseos”

El fin último de nuestra vida

El ser humano busca siempre una finalidad en todas las cosas. Todo lo que existe debe servir para algo, todo lo que hacemos debe obedecer a alguna razón. Esta concepción utilitarista  aparece también en la búsqueda del sentido de nuestra existencia. ¿Somos una casualidad en medio del universo o bien nuestra vida obedece a un fin último?

¿Un fin último? ¿Y qué pasa con el resto? Continuar leyendo “El fin último de nuestra vida”

La duda noble: una puerta a la realización

A veces pienso que la duda es un obstáculo para la evolución humana incluso mayor que el deseo y el apego. Nuestra sociedad fomenta la inteligencia ingeniosa en lugar de la sabiduría y celebra los aspectos más superficiales, hostiles e inútiles de nuestra inteligencia. Nos hemos vuelto tan falsamente refinados y neuróticos que tomamos la propia duda por verdad y, así la duda, que no es más que un intento desesperado del ego para defenderse de la sabiduría, queda deificada como objetivo y fruto del verdadero conocimiento.

Continuar leyendo “La duda noble: una puerta a la realización”

Madre Tierra, Padre Cielo

Barbara Ann Brennan, la conocida terapeuta energética norteamericana, decía que en sus inicios en el camino del autoconocimiento tuvo la suerte de vivir primero experiencias y luego refrendarlas a través del conocimiento intelectual. De esta manera se aseguraba de que la información que recibía a través de su voz interior, ya fuesen sensaciones, mensajes o imágenes, no estaba inducida por algo que hubiera leído o le hubieran contado previamente. Continuar leyendo “Madre Tierra, Padre Cielo”

El cambio y la entrega

 

cambios en la vida

“Cambia. Todo cambia”. (Mercedes Sosa)

Desde que comenzó la Primavera en el hemisferio norte, la vida se ha impuesto con su característica fuerza en la naturaleza. Al producirse el deshielo, el agua forma grandes torrenteras que se precipitan con fuerza, anegando las orillas y arrastrando cualquier obstáculo que encuentre a su paso.

En nosotros sucede algo parecido. La energía de crecimiento y transformación ya se ha puesto en marcha y nos está enviando señales para que un cambio profundo llegue a nuestras vidas pero, muchas veces, no prestamos la suficiente atención o bien son nuestros miedos y apegos los que nos condicionan a la hora de dar un primer paso. Continuar leyendo “El cambio y la entrega”

Toc, toc

llamada interior

La vida puede dar muchas vueltas… hasta conseguir encontrarnos. Muchos de nosotros nos hallamos ahora en un momento de cambios vertiginosos, inmersos en una verdadera crisis que afecta a nuestros valores más profundos como seres humanos. Más allá de los logros personales o los intereses materiales, la búsqueda de nuestra verdadera identidad está en juego. Puede que aún no lo sepamos, pero alguien está empezando a llamar a nuestra puerta. Y esa llamada no proviene del exterior sino de nuestro propio interior. Descubramos quién está haciendo “toc, toc”. Continuar leyendo “Toc, toc”

El invierno: descenso a lo profundo

energía del invierno

El solsticio de invierno se acerca. Aunque quedan unos cuantos días para su entrada oficial, ya podemos sentir la presencia de una nueva estación. Las horas de luz solar disminuyen un poco más cada día, el frío ha hecho que saquemos gorros y bufandas del armario, el viento arranca implacable las hojas de los árboles y hasta la nieve nos ha sorprendido cubriendo campos y ciudades con su blanco manto. La naturaleza se prepara para recogerse y entrar en un periodo de silencio e introspección.

El invierno es la época en que la vida desciende a lo más profundo de sí misma, volviendo a su origen. La semilla se introduce en la tierra y espera pacientemente la llegada de la primavera para brotar. En la oscuridad y el silencio la vida se detiene. Durante este periodo meditativo todo el colosal engranaje de la naturaleza es puesto a punto hasta la resurrección de la primavera. Continuar leyendo “El invierno: descenso a lo profundo”

Lámpara en un lugar sin viento

lámpara en un lugar sin viento

En el artículo anterior hablábamos de cómo Reiki II ayuda a sanar nuestras emociones y estructuras de pensamientos, conduciendo al desapego y a la fortaleza mental.

La dificultad de dominar los impulsos y pensamientos que nos limitan es un tema inherente a la condición humana que se pierde en la noche de los tiempos. Quiero reproducir aquí algunos fragmentos del sagrado texto hindú Bhágavad Guitá (entre 5000-3000 a. C.), Discursos V (Yoga de renunciamiento a la acción) y VI (Yoga del propio dominio), en los cuales se hace una llamada a la indiferencia ante las emociones y al control de nuestra mente.

Continuar leyendo “Lámpara en un lugar sin viento”

Magia

“No hay otra realidad que la contenida dentro de nosotros. Por ello, muchas personas viven una vida tan irreal. Toman por realidad las imágenes externas a ellos y nunca permiten que se afirme su mundo interior”.

Esta cita de Hermann Hesse (1877-1962), el autor del inolvidable Siddharta, introduce el artículo de esta semana, recordándonos –puesto que parece que lo hemos olvidado–, la existencia de un mundo interior que clama por abrirse paso entre nuestros límites y creencias mentales.

Continuar leyendo “Magia”