Ejercicio para abrir el corazón

En el anterior artículo os comentaba que Reiki era un buenísimo método para abrir el corazón. Pero para los que no estáis iniciados en Reiki os voy a mostrar un ejercicio sencillo que podéis realizar para activar y aumentar la energía en el centro energético del corazón.

abrir el corazón

¿POR QUÉ ABRIR EL CORAZÓN?

En los primeros tiempos de mi camino de autoconocimiento yo solía pedir sabiduría. Ahora, satisfecha en parte esa necesidad de saber, me decanto por la alegría y la paz.

¿Por qué? Pues porque he constatado que cuando el corazón está alegre y en paz todo es posible.

Ni siquiera es necesario saber, ni hacer nada. Todo te llega si te hace falta.

Esto sucede porque estamos en un estado de mínima tensión, en armonía con nosotros mismos y con lo que nos rodea.

Fluímos.

Por eso, mi máxima aspiración en estos momentos es mantener el corazón abierto y pleno de energía.

Y ni siquiera es por lo que la vida pueda traerme o no. Simplemente, es que me siento increíblemente bien así.

Relajada, confiada y rebosante de energía amorosa.

1. VACIAR EL CORAZÓN

La primera parte de este ejercicio para abrir el corazón consiste en vaciarlo de energías que no nos benefician, como la prisa, la arrogancia, la impaciencia, la animadversión…

Para ello vamos a ayudarnos de la respiración.

  • Nos sentamos comodamente, con la espalda recta.
  • Cerramos los ojos.
  • Iniciamos una respiración lenta y profunda, llevando la atención al corazón.
  • Al inhalar, imaginamos que nos llenamos de energía positiva que limpia el centro del corazón.
  • Al exhalar, visualizamos como la energía negativa sale en forma de un humo oscuro.
  • Repetimos esta respiración varias veces, hasta que nos sintamos más relajados.
  • Terminamos con la atención en el centro del corazón, visualizando como, ahora, está limpio y preparado para la siguiente fase del ejercicio.

2. CREAR UNA ENERGÍA MENTAL POSITIVA

Ahora, vamos a crear en nuestra mente una fuente de energía positiva para abrir el corazón.

  • Continuamos sentados con la espalda recta y los ojos cerrados.
  • Respiramos suavemente.
  • Unimos las palmas de las manos y las apoyamos ligeramente en el centro del corazón.
  • Ponemos ahora la atención en el entrecejo.
  • Traemos a la mente el recuerdo de un momento en el que sentimos una paz o alegría profundas y nos llenamos de esa agradable sensación.
  • Ahora, llevamos esa energía que hemos creado en nuestra mente al corazón. Para ello, visualizamos cómo fluye, desde el entrecejo al corazón, como si fuera una cascada de luz.
  • Sentimos cómo el corazón se va abriendo poco a poco, como una flor que despliega sus pétalos.

3. SONREÍR AL CORAZÓN

Esta parte del ejercicio es, en realidad, una meditación muy poderosa basada en la técnica de la Sonrisa Interior.

Una sonrisa no solo es un eficaz instrumento para comunicar con los demás. También podemos utilizarla para comunicar con nosotros mismos y enviarnos mensajes de aceptación, afecto y seguridad.

  • Ponemos ahora la atención en el centro del corazón y le sonreímos interiormente.
  • Concentramos toda nuestra atención en esta sonrisa interior.
  • Nos quedamos ahí todo el tiempo que necesitemos y sentimos cómo se relaja y se abre el corazón con esta energía amorosa.
  • Si notamos que la sonrisa se debilita, podemos volver a la fase 2 y acceder otra vez a la fuente de energía positiva. Conectamos con esos recuerdos de paz y alegría y los hacemos llegar de nuevo al corazón.
  • Si hacemos a menudo esta práctica, muy pronto el corazón también nos devolverá la sonrisa.

Espero que pongáis en práctica este ejercicio para abrir el corazón y  me alegrará mucho que me escribáis para contarme qué habéis experimentado. Hacedlo, como siempre, un poco más abajo, donde dice: “Deja un comentario”.

Os abrazo, María

Abrirse a la experiencia

abrir_cuerpo_energia

Vuelve el Taller “Abrir el Cuerpo de Energía”, una experiencia dinámica desde el cuerpo y la música para abrirnos a una mayor energía.

Es un taller en el que vamos a hablar poco; fundamentalmente, vamos a escucharnos. Nuestro principal propósito será aparcar la mente, concentrarnos en el movimiento del cuerpo y, simplemente, sentir.

Así pues, conectaremos con nuestro cuerpo y a través de él con nuestra realidad energética, tanto la intracorpórea, que correspondería a los canales internos por donde fluye la energía, como la extracorpórea, que es ese campo de energía propio que nos rodea y gracias al cual intercambiamos energía con otras personas, con los ambientes donde estamos, las energías de la tierra, el aire, el sol, etc. Continuar leyendo “Abrirse a la experiencia”

Toc, toc

llamada interior

La vida puede dar muchas vueltas… hasta conseguir encontrarnos. Muchos de nosotros nos hallamos ahora en un momento de cambios vertiginosos, inmersos en una verdadera crisis que afecta a nuestros valores más profundos como seres humanos. Más allá de los logros personales o los intereses materiales, la búsqueda de nuestra verdadera identidad está en juego. Puede que aún no lo sepamos, pero alguien está empezando a llamar a nuestra puerta. Y esa llamada no proviene del exterior sino de nuestro propio interior. Descubramos quién está haciendo “toc, toc”. Continuar leyendo “Toc, toc”

Movimiento y cambio

movimiento y cambio

Todo es movimiento en el Universo. Todo lo que existe está en constante vibración. Esta es una ley fundamental del Universo ya conocida por las civilizaciones antiguas y que fue “redescubierta” por la Mecánica Cuántica a través de la observación del átomo.

Todo vibra en el universo, tanto la materia que vemos como la que no vemos, tanto la materia viva como la materia aparentemente inerte. Al contemplar la materia a través del microscopio electrónico vemos que se estructura en moléculas, formadas a su vez por una agrupación de átomos en cuyo interior se encuentran las partículas/ondas más pequeñas que se han descubierto, unidades de energía que vibran a velocidades cercanas a la luz (300.000 km/s). Continuar leyendo “Movimiento y cambio”