Miedo a perder lo que tenemos

Todos conocéis el cuento La camisa del hombre feliz, ¿verdad? Aquél del rey poderoso y rico que, sin embargo, vivía siempre angustiado y temeroso. Sus médicos le dijeron que podría sanar si vestía durante una noche la camisa del hombre más feliz de su reino… Y el hombre más feliz de su reino resultó ser un pobre anciano que nada poseía, ni siquiera una camisa… Lo he recordado porque hoy me he dado cuenta de lo que ocurre cuando “creemos” que poseemos algo. Empezamos a desarrollar miedo. Miedo a perder lo que tenemos.

miedo a perder

EL GERMEN DEL MIEDO

Pues, así es: riquezas, comodidades, éxito, fama, relaciones, pareja… Todo lo que llega a nuestra vida y se instala momentáneamente en ella se convierte en una preciada posesión que no queremos dejar escapar.

Da igual que nos lo hayamos currado con sangre, sudor o lágrimas o que nos haya llegado de chiripa. Si ha venido, es nuestro y bien nuestro.

Y ahí está el germen del miedo. El miedo a perder lo que tenemos. Cada día que pasa nuestra posesión adquiere más peso, más importancia. Los lazos que nos atan a ella se hacen más fuertes. Y, de pronto, estamos totalmente atrapados.

LA MANIPULACIÓN

A partir de entonces, nuestra mente va a estar alerta para que nada ni nadie le arrebate su posesión.

Y va a comenzar a manipular a diestro y siniestro si intuye que alguien puede despojarle de su bien más codiciado.

¿Qué era eso de que había que dejarse fluir con la Vida? ¡Y una porra!

Imposible esperar el desenlace de los acontecimientos. Imposible limitarse a ser un simple espectador del drama de la vida.

Hay que actuar.

Hay que controlar.

Una guerra preventiva, vamos.

¡TE PILLÉ!

Ja, ja, me encanta cuando pillo a mi mente intentando jugármela.

Hoy ha pasado.

Por poco muerdo el anzuelo.

Y es que nuestra mente nos engatusa de tal modo que no nos damos ni cuenta.

Lo que dice parece tan razonable…

Pero su lógica aplastante está dictada por el miedo a perder.

Por eso la mente es tan avariciosa.

Probablemente lo llevamos en los genes, después de tantas hambrunas y miserias como ha pasado la raza humana.

La mente está programada para la supervivencia y no quiere que le arrebaten nada.

La pérdida de cualquier cosa significa la muerte de un pedacito del ego.

Y el ego no quiere morir.

LA CRISIS

La verdad es que no poseemos nada. Todo, absolutamente, puede desaparecer de nuestras vidas de la noche a la mañana.

Que se lo pregunten a los millones de personas que perdimos nuestro empleo en la crisis de 2009.

Nada es permanente. Y esta es la gran lección de la vida.

Para mí, una buenísima lección.

SIN CAMISA

Me quito la camisa, como el hombre feliz, y me despojo de todas mis ridículas pretensiones de poseer nada en esta vida.

Y me siento mucho más libre.

Proyectos, bienes materiales, relaciones… Bienvenidos sean por el tiempo que tengan que instalarse en mi vida.  Y cuando quieran irse, pues adiós.

Será porque otras cosas están por llegar y lo viejo tiene que hacer sitio a lo nuevo.

Pero no lo dejo ir de cualquier manera.

No es que no lo aprecie.

Agradezco todas las experiencias vividas, todos los aprendizajes.

Y agradezco a todas las personas que han formado y forman parte de mi vida, por estar ahí en el momento en el que estuvieron.

Todo ello me ha ayudado a ser como soy en este momento.

FE EN LA VIDA

La fe en la Vida es el bálsamo que puede curar el miedo a perder lo que tenemos.

¿Cuáles son los componentes de este bálsamo?

  • Vivir con expectación, pero sin expectativas.
  • Estar atento a las oportunidades que la Vida nos ofrece.
  • Aceptación.
  • Ser flexible.
  • Tener capacidad de adaptación.
  • No poner todos los huevos en la misma cesta o, lo que es lo mismo, tener variados intereses.
  • Ser curioso y abierto.
  • Honrar el momento presente.
  • Desapegarse del pasado.
  • No preocuparse en exceso por el futuro.

¿Y tú? ¿Necesitas un poco de este bálsamo? ¿Eres de los que tienen miedo a perder lo que tienen? Compártelo como siempre un poco más abajo, donde dice “Deja un comentario”.

Imagen: pintura de Mariano Fortuny Anciano desnudo al sol, 1871, Museo del Prado.

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

2 opiniones en “Miedo a perder lo que tenemos”

  1. Ya sabes el dicho: “Al que nada tiene, el rey lo hace libre”. Y qué verdad es, cuanto más poseemos, más preocupaciones por conservarlo y, si es posible, aumentarlo. Pero es tan difícil desprenderse de la camisa…!, Besos, que éstos nunca te falten.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *