Respiración y salud emocional

Todos sabemos lo importante que es la respiración. Respirar es fundamental para la vida. Sin embargo, a veces no respiramos correctamente, y no porque tengamos problemas físicos para hacerlo. En ocasiones, nuestra respiración se ve alterada debido a trastornos emocionales. Y esta alteración puede llegar a convertirse en algo crónico, afectando a nuestro bienestar. Vamos a explorar la relación que existe entre respiración y salud emocional.

respiración y salud emocional

LA RESTRICCIÓN DE LA RESPIRACIÓN Y DEL MOVIMIENTO

¿Qué ocurre cuando alguna situación nos altera mucho?

Generalmente, nos inmovilizamos. Bloqueamos la respiración y el movimiento e intentamos sentir lo menos posible.

Cuando estas situaciones se producen frecuentemente llegan a conformar un patrón de reacción. El cuerpo, en circunstancias similares, va a reaccionar, inconscientemente, con una restricción de la respiración y una limitación del movimiento.

Cómo respiramos, cómo nos movemos, determinan cómo sentimos la vida.

Sobre el movimiento y sus implicaciones emocionales ya os hablé en este artículo: Movimiento y cambio.

Pero hoy quiero centrarme en la respiración.

RESPIRACIÓN Y SENTIMIENTO

¿Respiramos superficialmente o profundamente?

Esto es muy importante, porque la profundidad de la respiración afecta a la intensidad de nuestros sentimientos.

Cuando vivimos circunstancias desagradables, solemos evitar las respiraciones profundas. Reteniendo la respiración, aquello que sentimos puede reducir o amortiguar su impacto.

Una respiración profunda te conecta con el momento presente y te hace vivir plenamente la realidad. Y muchas veces, lo que queremos es huir de ella.

Por el contrario las emociones positivas estimulan la respiración a pleno pulmón. No queremos perdernos esos momentos de alegría y felicidad. Aspiramos el aire a bocanadas con auténtica glotonería, deseosos de saborear ese instante hasta el final.

Eso nos procura un auténtico subidón. Estamos eufóricos, decididos, abiertos. Vamos, que nos podemos comer el mundo.

Pero ni tanto ni tan calvo. Es verdad que tres respiraciones profundas son mano de santo para soltar tensión. Pero mejor aún es aprender a respirar de forma apropiada para nutrir nuestra energía vital.

LAS ALTERACIONES EN LA RESPIRACIÓN

Sabemos que la respiración es necesaria para la vida, que el oxígeno proporciona la energía que necesitan nuestras células, pero ignoramos que la respiración inadecuada reduce nuestra energía vital.

Físicamente, esto nos puede llevar a sentir cansancio, agotamiento, apatía, resultado de una respiración pobre en oxígeno (y prana).

Pero, además, las alteraciones en la respiración producidas por una situación de tensión, inciden en la concentración y nuestro rendimiento es menor, física e intelectualmente. ¡Quién no se ha quedado en blanco en un examen por culpa de los nervios!

La percepción del dolor también es mayor cuando nos olvidamos de respirar correctamente.  Por el contrario, controlando nuestra respiración podemos minimizar el dolor. Métodos tan famosos como el parto sin dolor están basados en técnicas milenarias de control de la respiración.

RESPIRACIÓN Y SALUD EMOCIONAL

Te propongo una respiración saludable que nos ayude a relajarnos en situaciones de estrés emocional:

  • Es completa, porque en ella intervienen abdomen, tórax y la parte alta de los pulmones.
  • Es rítmica, porque sigue un ritmo regular.
  • Proporciona una gran oxigenación.
  • Aumenta la concentración.
  • Contribuye a una mayor relajación y control de las emociones.

Hacer esta respiración es muy sencillo:

  • Túmbate y coloca una mano sobre tu abdomen y otra sobre tu pecho.
  • Inicia la inspiración y siente como tu abdomen se eleva.
  • Después sigue inspirando y eleva tu pecho.
  • Finalmente lleva la inspiración hasta tus clavículas de forma muy suave.
  • Retén la respiración sólo 1 segundo.
  • Comienza la expiración, vaciando el aire de arriba a abajo lentamente.
  • Cuando hayas expulsado todo el aire, comienza de nuevo el proceso.

En este tipo de respiración, inspiración y expiración tienen más o menos la misma duración. Y no es necesario tomar un gran volumen de aire. Menos centímetros cúbicos pero tomados a un ritmo regular nos proporcionarán mayor beneficio.

Espero que a partir de ahora estéis más atentos a la relación entre respiración y salud emocional.

Estar vivos es respirar profundamente y sentirnos plenamente.

Me encantaría que me contarais vuestras experiencias en momentos de tensión. ¿Cómo reacciona vuestro cuerpo? ¿Cómo es vuestra respiración? ¡Compartidlo!

Os abrazo, María

The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

2 opiniones en “Respiración y salud emocional”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *