Tiempo de transmutación

En el artículo Los milagros existen te contaba que la vida no es siempre lineal, sino que también introduce cambios desestructuradores que dan un vuelco al orden establecido. La mayor parte de las veces, estos momentos de crisis suelen ser vividos desde el miedo. Sin embargo, son la mecha ineludible que hay que encender si queremos experimentar la transmutación en nuestras vidas.

transmutación

LOS DEMONIOS QUE NOS TORTURAN

Cuando hablo de transmutación, me refiero a un cambio radical que barre con todas aquellas estructuras emocionales o mentales que están impidiendo que crezcamos como personas.

Dichas estructuras se han formado desde el minuto uno de nuestra existencia. Algunas ni siquiera sabemos que están operando en nuestra forma de ver la vida o de tomar decisiones. Están ahí, escondidas en nuestro subconsciente y puede que nunca lleguemos siquiera a conocerlas.

Otras, las conocemos muy bien. Son nuestros grandes miedos o dolores, nuestros apegos más agarrados. Día a día nos aguijonean con sutileza, como pequeños demonios cuya única función fuera la de torturarnos.

Da igual que seas una persona inteligente o no, cultivada o no. Los malditos demonios siempre te acaban atrapando.

LA JAULA MENTAL Y EMOCIONAL

Miedo, dolor, apego, condicionan nuestras respuestas frente a la vida y van creando un orden invisible acerca de cómo relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo.

Sin casi darnos cuenta, hemos construido una jaula mental y emocional y nos hemos metido dentro, cerrado la puerta y arrojada la llave tan lejos que ya no sabemos cómo salir de ahí.

Porque queremos salir de ahí. Pese al miedo, al dolor y al apego. Y si conscientemente no lo estamos deseando, nuestro potencial se encargará de hacerlo por nosotros.

Lo hará proyectándose en la realidad desde el subconsciente y atrayendo la revolución a nuestras vidas.

LA TRANSMUTACIÓN INTERNA

Aunque, aparentemente, el primer paso de nuestra transmutación sea la revolución externa, la verdad es que previamente se ha tenido que producir una revolución interna.

Porque hasta que no estemos maduros internamente la transmutación no comenzará.

¿Cuáles son las causas que pueden dar lugar a que la transmutación empiece?

Para mí, pueden ser de dos tipos y las dos las he experimentado:

  • la crisis
  • el clic maravilloso

LA CRISIS

Una crisis de valores, de creencias, generalmente inducidas por un episodio traumático, puede haber iniciado este proceso.

Es así de crudo, pero el sufrimiento suele ser el arma más eficaz para que salgamos de nuestra zona de confort. Abandonamos la inercia y, por primera vez, observamos nuestra vida con total atención, para darnos cuenta de por qué esas estructuras caducas tenían que caer.

Sin embargo, pasado el primer momento de rabia podemos caer en el victimismo (ya sabes, el “por qué a mi”) o echarle la culpa a alguien. En este caso volveremos a construirnos una jaula y no servirá de nada lo ocurrido.

Pero, en otros casos, la humildad sobrevendrá. Aceptaremos lo que nos ocurre y nos entregaremos a la vida. Aunque no te lo creas, esa será la verdadera llave que abrirá las puertas de nuestra jaula.

EL CLIC MARAVILLOSO

En el lado opuesto, una experiencia maravillosa puede también iniciar el tiempo de transmutación.

Se trata de un poderoso clic que despierta a la vez corazón y mente. Y no funciona si el clic es solo intelectual. Para que la transmutación se produzca, tiene que estar precedida por la apertura del corazón, como te contaba en el artículo La visión interior.

Vivir una experiencia maravillosa es todo un regalo que no hay que echar a perder. Cuidado con el ego que puede creerse muy importante y empezar a querer controlar y manipular este nuevo orden de cosas. En ese caso, estaríamos volviendo a construir una nueva jaula, esta vez dorada.

LA TRANSMUTACIÓN EXTERNA

Cuando la transmutación interna ha comenzado, esa revolución podrá verse reflejada en el exterior. A veces muy sutilmente. Otras, con consecuencias drásticas.

Personalmente, considero que lo drástico en el exterior no es siempre necesario. Es más importante un cambio interno que limpie la base de aquellas estructuras que producían pensamientos, acciones y consecuencias erróneas para nuestro crecimiento personal.

Por eso, en muchas ocasiones, pasado un periodo de cambios, parece que lo externo vuelve a mantener sus formas.

Si esto sucede es porque, realmente, no es lo externo lo que nos estorba en nuestro crecimiento.

También puede ocurrir que perseverar en esa situación durante un tiempo sea necesario para enmendar cosas o atar ciertos cabos.

Pero, en otros casos, sí habrá un antes y un después en nuestras vidas. Y puede que no seamos nosotros los que forcemos esa situación, sino que sean las propias estructuras familiares, laborales y relacionales las que nos rechacen por no corresponder ya a sus expectativas, como os contaba en el artículo Integridad sin miedo al rechazo.

En este caso habrá que volver a la humildad y aceptación de la que hablábamos y entregarnos al cambio. Y tener confianza, porque la vida, desde el nuevo orden creado, nos estará preparando nuevas oportunidades.

¿Estás viviendo una experiencia parecida? ¿Crees que la transmutación ha llegado a tu vida? Me encantará que lo compartas donde dice: “Deja un comentario”.

Os abrazo, María

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

3 opiniones en “Tiempo de transmutación”

  1. Muy buen artículo María, yo hace ya un tiempo que me noto cambiando, más interiormente que exterior, aunque aveces si es inevitable que no se note, también fue después de un divorcio, aunque hace unos meses fue también creo x un libro que estoy leyendo, que me hizo cambiar lar perspectiva de la vida ,y sinceramente así sin más es algo mágico si, es mucho mejor, el libro es UCDM, seguro sabes de qué te hablo, y me hizo sentir ala felicidad sin ningún motivo exterior , algo que no había experimentado , me alegro estar y descubrirme en este crecimiento interior .

    1. Hola Gema, gracias por tus ganas de compartir en este artículo. Sí, sé de qué libro me hablas. A mí me ocurre igual, me encanta leer y son unos cuantos los libros que me han ayudado a dar un pasito más en el camino del autoconocimiento y a sentir esa felicidad, ese gozo, esa completitud a la que te refieres. Creo que todo lo que nos sucede en la vida, todo lo que nos sale al paso, es un maestro que nos va a ayudar en nuestro aprendizaje. Los libros, desde luego, lo son. En mi caso, los diferentes títulos han aparecido de manera gradual, según yo estaba preparada para asimilarlos (por cierto, dejo aquí el enlace a un artículo donde recojo algunos de estos libros: Lecturas para el camino). Me alegro que estés inspirada y motivada en tu camino de crecimiento interior. Esta semilla, si la regamos y le dedicamos un ratito de atención todos los días termina por hacerse un hueco en nuestro corazón y pase lo que pase fuera nunca nos va abandonar. Te dejo otro enlace sobre esto, por si te apetece leerlo: Maestro corazón. Un abrazo Gema y hasta pronto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *