Hoy puede ser un gran día

¿Cuantas veces el día amanece estupendo y acaba convirtiéndose en algo odioso? ¿Os ha pasado esto? Pues, cuidado, porque también hoy puede ser un gran día, pero es muy posible que nos lo carguemos.

hoy puede ser un gran día

DEMASIADAS EXPECTATIVAS

Nos lo podemos cargar si empiezan a ocurrir cosas que no coinciden con nuestros planes. Por ejemplo, si:

  • surgen imprevistos o dilaciones,
  • algunas personas no hacen lo que nosotros queremos,
  • nuestros esfuerzos no obtienen los resultados apetecidos.

Entonces, el día se tuerce y ya no hay manera de arreglarlo.

¿Por qué sucede esto? Nuestra mente está enfocada en unos objetivos concretos y ha trazado un plan para conseguirlo. Todo lo que se salga de ese plan es una afrenta para nosotros. Carecemos de la flexibilidad necesaria para asumir los cambios. Y, además, nos creemos muy importantes como para consentir que algo así nos suceda a nosotros.

EL CASO DE LAS RELACIONES

Cuando se trata de relaciones, de expectativas hacia otras personas, es más complicado aún, como te contaba en el artículo La ley del espejo.

Queremos que nuestras relaciones se comporten exactamente como nosotros lo haríamos. Pensamos que tienen, forzosamente, que ser como nosotros. Es absurdo, somos muy diferentes, infinidad de matices nos separan y, luego, está la vida, que a cada uno nos lleva por un camino distinto, pues así lo requieren nuestros aprendizajes.

Nos pasamos la vida queriendo cambiar a los demás. Los padres a los hijos, la mujer al marido o viceversa… ¿Nos hemos tomado alguna vez la molestia de escucharlos, de comprenderlos, más allá de nuestras expectativas?

El problema es que consideramos a las otras personas un medio para conseguir nuestros planes. No nos importan más que en la medida en que nos pueden ser útiles.

EL POR QUÉ DE DETERMINADAS RELACIONES

¿Por qué la vida nos lleva a tener determinadas relaciones? ¿Por qué permanecemos junto a ciertas personas con las que chocamos tanto? Pues, precisamente, para aprender a aceptar aquello que es tan diferente de nosotros. Para ser menos rígidos, más abiertos y comprensivos.

Aquello que más nos exaspera está ante nosotros para que aprendamos a amarlo. ¿Cómo es esto posible? Mirando con los ojos del amor y no con los del ego implacable.

Hay personas que permanecerán en nuestra vida por mucho tiempo. Generalmente, nuestros padres, hermanos, hijos o pareja. Para otras personas serán determinados amigos, compañeros o maestros. Pero si siguen junto a nosotros es porque con ellas tenemos que vivir determinados aprendizajes. Quizás algunos de los más importantes de nuestra vida.

Así que la próxima vez que nos alteremos con nuestro hijo o con nuestra pareja porque no es como nosotros queremos, intentemos ir un poco más allá de nuestras férreas limitaciones. Intentemos mirar a esa persona a los ojos, intentemos comprenderla.

Esto no es debilidad. Es solo aceptación de la situación. Pero no hay que perder nunca nuestro centro. No se trata de descender al nivel del otro, se trata de permanecer receptivos y disponibles y no generar más tensión.

HOY PUEDE SER UN GRAN DÍA

Los planes de futuro no importan tanto como el presente que en este preciso instante estamos viviendo. ¿Cómo podemos defender un futuro que hoy se está destruyendo con nuestros juicios, con nuestras exigencias?

El presente es lo único que importa. Como os digo siempre, es el único instante real para ser y hacer.

Entender esto es mucho mas importante que salirnos con la nuestra.

Hoy puede ser un gran día. Hazlo posible.

Os abrazo, María

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, impartidora de cursos y talleres, terapeuta. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *