El Universo es abundancia

“Nunca te imagines que la comida, el dinero o los hombres te sostienen. ¿Podrían ellos ayudarte si Dios retira su hálito de vida? Ellos son únicamente sus instrumentos indirectos. Utiliza la espada del discernimiento, Mukunda, ¡corta las ligaduras de los agentes mediadores y percibe la Causa Unica!”

Este fragmento de Autobiografía de un Yogi de Paramahansa Yogananda me ha dado pie a una reflexión sobre nuestras expectativas en la vida y, más concretamente, sobre aquellas que, al parecer, dependen de otras personas, situaciones o medios determinados para realizarse, olvidando que nada de esto es realmente necesario, porque el universo es abundancia.

el universo es abundancia

LOS AGENTES MEDIADORES DEL UNIVERSO

¡Cuántas veces nos decimos a nosotros mismos que no podemos hacer tal cosa o avanzar de una forma determinada porque no nos sentimos debidamente sostenidos! Y el caso es más acusado aún cuando creemos que la llave para desbloquear la situación está en manos de otras personas. Entonces tenemos todas las papeletas para enfurruñarnos y sentarnos al pie del camino, esperando a que esas personas hagan lo que nosotros estimamos conveniente para solucionarnos los problemas.

El resultado es que estamos dejando nuestra existencia en manos de los llamados agentes mediadores del Universo. ¿Quienes son? Pues vosotros, yo, cualquiera. Somos puros instrumentos que ejercen sus acciones en función de otras tantas causas que, a su vez, han sido fruto de antiguas acciones y, así, hasta llegar a la Causa Única que dio lugar al Universo. Una tela de araña muy compleja y tupida, como podéis imaginar. Una tela de araña en la que, generalmente, permanecemos atrapados.

ACTORES Y ESPECTADORES

El camino del autoconocimiento nos ayuda a darnos cuenta de la ilusión de esta representación y a dejar nuestra vida, no en manos de sus agentes mediadores, sino del propio Universo. Todos somos actores en el drama-comedia de la vida al servicio del guión estructurado por las Leyes del Universo. Tener esto bien presente nos ayuda a jugar nuestro papel en la función con mayor discernimiento. Es como si, además de ser actores, fuésemos también espectadores, lo que nos permite retirarnos ligeramente y observar las cosas con mayor perspectiva.

Os pongo un ejemplo: quizás estemos esperando que alguien nos ayude de alguna forma y si no lo hace podemos estallar encolerizados o sentirnos víctimas de la situación. La otra persona, en ese momento está, inconscientemente, actuando de espejo nuestro para sacar a la luz algún bloqueo que es la causa que ha dado lugar a nuestra reacción. ¡Esa persona está ahí expresamente para eso, os lo aseguro! Ella, además, tendrá sus razones para no prestarnos la ayuda que precisamos, claro, y nosotros somos, a su vez, su espejo.

Pues bien, cuando hemos avanzado un buen trecho del camino del autoconocimiento vamos dándonos cuenta de estas cosas y dejarse atrapar por ellas es más difícil. La reacción ignorante da paso a la acción consciente. Pasamos de enredarnos en estériles frustraciones y discusiones y buscamos soluciones.

EL UNIVERSO ES ABUNDANCIA

Hay una cita del I Ching que me encanta. Corresponde al Hexagrama 25 La inocencia, Línea 4:

“El que es capaz de perseverar permanecerá sin tacha. Lo que a uno le pertenece no puede perderse… Sólo hay que cuidarse de permanecer uno leal a su propia esencia”.*

el universo es abundanciaLo que a uno le pertenece es lo que nos corresponde por Destino. Es nuestro ya y nos llegará cuando nos tenga que llegar. Quizás no cuando nosotros lo queramos ni en la forma que lo habíamos imaginado, pero llegará.

Porque el Universo es abundancia y siempre hay más de un recurso para solucionar un problema. Hay muchos más agentes mediadores que nos pueden proporcionar aquello que precisamos en cada momento. No hay que empeñarse en llamar siempre a las mismas puertas. Podemos elegir muchas otras posibilidades.

Confiar en la infinita riqueza del Universo nos dará la libertad que precisamos para avanzar.

Os abrazo, María

¿Queréis compartir vuestras experiencias al respecto? Hacedlo más abajo, donde dice: “Deja un comentario”.

*Texto extractado de I ching. El libro de las Mutaciones, de Richard Wilhelm

Imágenes: Wikimedia Commons

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *