Limpieza de chi

Hoy quiero compartir con vosotros una práctica llamada Limpieza de chi que os ayudará a incrementar las reservas de energía vital.

limpieza de chi

¿QUÉ ES EL CHI?

El chi es la energía vital, la energía que anima la vida, la fuerza que nos impulsa día a día. El chi, en Medicina Tradicional China, es uno de los tres niveles que conforman nuestra existencia:

  • Jing: la esencia que conforma el cuerpo físico
  • Chi: la energía vital
  • Shen: la conciencia y la conexión con el espíritu

Estos tres niveles se interrelacionan y potencian mutuamente. Un cuerpo físico en armonía da lugar a una mayor energía vital que, a su vez, nutre la conciencia y hace que esta se desarrolle y tome las riendas de nuestra vida. Por ello los ejercicios que trabajan específicamente con la energía vital, como el yoga y el chikung son tan beneficiosos para avanzar en el camino del autoconocimiento.

¿CÓMO INCREMENTAR EL CHI?

Cuando nacemos tenemos asignada una cantidad determinada de chi que puede incrementarse con una alimentación adecuada, determinados ejercicios y la respiración. Las prácticas que se centran en la respiración son fundamentales para impulsar y acrecentar nuestras reservas de energía.

Si nos notamos faltos de energía, apáticos, desarmónicos, podemos realizar esta sencilla práctica respiratoria ayudada de visualización positiva:

LIMPIEZA DE CHI

  1. De pie, tronco alineado, rodillas semiflexionadas
  2. Hacemos tres respiraciones profundas: inhalamos por la nariz, exhalamos lentamente por la boca.
  3. Volvemos a inspirar y, ahora, al exhalar llevamos las manos al abdomen y suavemente lo apretamos para ayudar a salir todo el aire, mientras visualizamos que, con el aire, sale también toda la energía que no nos beneficia, el “chi malo”.
  4. Hacemos 10 respiraciones centrándonos en la limpieza de chi.
  5. Volvemos a inhalar. Ahora vamos a visualizar que, al inhalar, nos llenamos de energía beneficiosa. Retenemos el aliento un par de segundos mientras nos concentramos en la imagen de ese “chi bueno” extendiéndose por todo nuestro cuerpo, nutriendo cada uno de nuestros órganos, cada una de nuestras células.
  6. Volvemos a exhalar lentamente
  7. Hacemos 10 respiraciones centrándonos en el incremento de chi.
  8. Finalizamos el ejercicio cerrando los ojos y dejándonos llevar por las sensaciones que nos lleguen.

¡Buena práctica!

Podéis ampliar más el concepto de energía vital en este artículo: Somos energía

Os abrazo, María

Imagen: Wikimedia Commons

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *