Respiración y Meditación con el Sol

El balcón de mi casa está orientado al Este así que, todo el año, tengo el privilegio de presenciar la salida del Sol. Últimamente he empezado a realizar una práctica de respiración y meditación con el Sol que me llena de energía todas las mañanas y que me apetece mucho compartir con vosotros.

EXPANDIENDO LA CONCIENCIA Y SINTONIZANDO CON EL UNIVERSO

respiracion y meditacion con el sol
La verdad es que mi relación con el sol ha cambiado mucho en los últimos años. Soy de piel clara y, hasta hace unos años, solía rehuir el sol, guarecida bajo sombreros y pañuelos. Sin embargo, al emprender el camino del autoconocimiento y de la expansión de la conciencia mi relación con el Sol y con las fuerzas de la Naturaleza cambió. Empecé a sentir que formaba parte de la Tierra, del Agua, del Viento, del Sol… Ya no eran algo ajeno a mí, contra lo que debía lidiar, sino que yo “era” también tierra, agua, viento, sol… Esa ampliación de la conciencia hizo posible que conectara con estas energías. Sencillamente, se hicieron disponibles para mí. Así que comencé a nutrirme directamente de ellas.

Creo que el Universo es infinitamente generoso y que tenemos a nuestro alrededor cuanto necesitamos para tener una buena vida. El grado de explotación al que hemos llevado nuestra relación con la Tierra y, por ende, con los animales y las plantas, es consecuencia del escaso desarrollo de nuestra conciencia. Pero cuando trascendemos nuestra individualidad y nos abrimos a todos esos mundos que nos rodean, la percepción de la realidad cambia, crece, se expande, y somos capaces de sintonizar con las maravillosas fuerzas que emanan de la Naturaleza, como te contaba en el artículo Otros mundos, otras conciencias.

EL SOL, INTERMEDIADOR CON LA FUENTE ORIGINAL

No hay duda de que el Sol es la fuente de la vida en nuestro planeta. Pero para mí, es mucho más que eso. A nivel de conciencia, es un intermediador entre nosotros y la Fuente Original de la que todo procede. Las antiguas tradiciones lo sabían y practicaban ritos y ceremonias en agradecimiento a esa luz y ese calor que aseguraba la vida y el alimento y que proporcionaba una conexión directa con la energía primordial que dio origen al Universo.

Conectar con esta poderosa energía y comenzar a sintonizar con su profundo significado es lo que hoy os propongo.

Comparto con vosotros esta meditación guiada:

RESPIRACIÓN Y MEDITACIÓN CON EL SOL

  • Esta práctica debe realizarse exclusivamente unos minutos antes de la salida o la puesta del sol.
  • Si estás en la Naturaleza y puedes descalzarte, mejor aún.
  • Sitúate frente al sol, sin mirarlo directamente.
  • Haz tres respiraciones profundas y, después, respira suavemente.
  • De pie, cabeza erguida, ojos cerrados, alinea la columna, semiflexiona las rodillas y deja descansar todo el peso de tu cuerpo sobre la planta de tus pies. Siente como te anclas firmemente en la tierra. Permanece unos minutos con la atención puesta en tus pies.
  • Lleva ahora tu atención a la parte superior de tu cabeza. Estira suavemente el cuello hacia arriba y levanta ligeramente la barbilla. Permanece unos minutos con la atención puesta en esta parte.
  • Comienza una respiración consciente: visualiza como a impulsos de la respiración conectas la energía de la Tierra en tus pies con la energía del Cielo en tu cabeza. Al inspirar, la energía asciende hacia la cabeza; al expirar, la energía desciende hacia los pies. Respira suavemente.
  • Al cabo de unos minutos abre los ojos y mira durante unos segundos al sol. En el caso de la puesta de sol, si ves que la luz es todavía muy fuerte, entórnalos y espera unos instantes más. Asegúrate de hacerlo cuando no sientas molestias.
  • Cuando mires al sol déjate llenar por su energía y conecta con la belleza de este momento. No es necesario más al principio, sólo deja que te llegue lo que te tenga que llegar. Después cierra los ojos.
  • Poco a poco puedes ir alargando este momento de conexión ocular pero, insisto, siempre en los minutos previos a la salida o la puesta del sol y nunca más de 1 minuto.
  • Puedes alzar tus manos y situarlas a ambos lados de tu cuerpo, de manera que la energía del sol penetre en los centros energéticos situados en las palmas. Esto es muy recomendable para los practicantes de Reiki y puedes hacerlo sin mirar directamente al sol.
  • Finalmente, junta las palmas de las manos frente a tu pecho y da gracias por la conexión y las energías recibidas.
  • Permanece unos instantes en silenciosa comunión contigo mismo y todo lo que te rodea.

¡Buena práctica! Os abrazo, María

Imagen: Wikimedia Commons. Usuario: Dedda 71

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

2 opiniones en “Respiración y Meditación con el Sol”

  1. Graaaaaaacias. Me alegro de no habérmelo perdido- Mi balcón está orientado a Poniente, de forma que todos los días el Sol me da las buenas noches y se despide de mi, después de haber hecho una media curva desde tu balcón, y disponiéndose a hacer la otra media hasta el amanecer, en que a ti te da los buenos días. Al despedirse de mí, me deja parte de la energía que de ti ha absorbido. Es una dame-ten y así nos vamos renovando día a día. Un beso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *