Seguir la huella del Maestro Interior

Imaginaos que estamos perdidos en el desierto. Desesperados. Sin saber hacia donde tirar. Y de repente aparece una huella humana en la arena. La impronta perfecta de otros pies que ya estuvieron ahí, antes que nosotros. Y a esa huella sigue otra huella mostrándonos una dirección a seguir. Así que, sin dudarlo, y llenos de esperanza, seguimos ese rastro que nos guía, sin saber muy bien a dónde, pero confiando en que nos rescate de ese lugar árido y vacío en el que nos encontramos. Atentos, colocamos nuestros pies sobre las marcas de esas pisadas. Y emprendemos el camino.

dejando-huella

Esa huella en la tierra es para mí el símbolo del Maestro Interior que nos guía en la vida. Más allá de nuestros impulsos y deseos egóicos, hay otro motor más profundo que con paciencia infinita nos encamina hacia el encuentro de nosotros mismos. Llamémoslo intuición, corazonada, sexto sentido… Aquello que te hace elegir desde la verdadera libertad y no desde el miedo o la arrogancia, no desde el placer o el dolor.

¿Qué es lo que se debe seguir? Siempre lo correcto, lo que para nosotros corresponde a nuestra verdad interna. Cuando nos alineamos con nuestro centro la intuición se despierta espontáneamente y se convierte en el faro que nos guía en nuestras decisiones y acciones.

Cuando esto sucede la vida se dulcifica. Hacer lo correcto se convierte en una elección sencilla. Momentos mágicos, en los que nos encontramos en estado de gracia, alineados con todo lo que nos rodea. Así os lo contaba en este artículo: ¿Casualidad o Sincronicidad? 

En otros momentos, en cambio, el rastro se perderá, el faro dejará de emitir su luz. Nuestra brújula interna desaparecerá y la soledad se hará más acusada. Nuestras estructuras se tambalearán y habremos de detenernos y hacer acopio de fuerzas para sostenernos hasta que podamos reanudar el seguimiento.

Cuanto más avanzamos en el camino del autoconocimiento más arduas son las pruebas que la vida nos exige. Podríamos pensar que, como ya somos más sabios, no necesitamos ayuda. Sin embargo, cuanto más avanzamos, más humilde y entregada ha de ser nuestra actitud. El más sabio es aquel que no se cree un sabio. El verdadero maestro es aquel que sigue considerándose un aprendiz.

Nunca dejamos de aprender porque seguimos caminando, porque nuestra posición y nuestro estado nunca son definitivos, porque queda mucho por avanzar, por crecer, por evolucionar.

Desde un estado de rendición absoluta volveremos a encontrar las huellas de nuestro Maestro Interior, impresas en el camino. Y volveremos a seguir su rastro. El Hermano Mayor ya pasó por ahí antes que nosotros y sabe lo que nos aguarda al final.

Os abrazo, María

Imagen: Wikimedia Commons

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

2 opiniones en “Seguir la huella del Maestro Interior”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *