Somos lo que comemos

Hemos hablado aquí de la importancia de nutrirse bien en todos los órdenes de nuestra vida. ¿Recordáis el artículo Nutrición holística: más allá de la comida? Ahí os contaba que somos lo que comemos. Pero no solo nos alimentamos de comida, sino también de nuestras emociones, nuestros pensamientos y nuestras creencias. Todo ello conforma lo que somos.

somos lo que comemosEn ese artículo os contaba que la calidad de la “materia prima” es muy importante. Pero la nutrición no depende tanto de lo que comemos sino de lo que absorbemos, es decir, de nuestra capacidad de asimilación de los nutrientes. A nuestra vida pueden llegar muchas cosas buenas y adecuadas para nosotros, pero si no somos capaces de asimilarlas y de integrarlas, finalmente, no vamos a estar bien nutridos.

Así que vamos a cambiar la frase del titular por “Somos lo que asimilamos”.

Y física, mental y emocionalmente, asimilamos la vida en base a ciertos patrones que conforman nuestras creencias, ya sean conscientes o inconscientes. Lo que se encuentra más allá de esos límites no nos llega porque nosotros mismos lo vetamos.

  • Así, la abundancia no puede llegar a nuestras vidas, porque tenemos creencias acerca de lo malo que es el dinero, que hay que trabajar duro para ganarlo o que hay que conformarse.
  • El amor tampoco llegará porque puede que creamos que no lo merecemos; o que todas nuestras relaciones van a fracasar, porque así ocurrió en el pasado.
  • Perderemos oportunidades en nuestro trabajo porque siempre nos creeremos más torpes, menos inteligentes y peor preparados que otras personas.
  • Y etc., etc.

Todas esas creencias, todos esos límites, nos incapacitan para nutrirnos correctamente en ciertas áreas de nuestra vida. Es como si tuviéramos un limitador real que no deja que integremos ciertas cosas que son necesarias para nuestro bienestar, nuestra autoestima o nuestra felicidad.

Así que, ¿cuál es nuestro alimento? ¿Somos lo que queremos ser o lo que no queremos ser?

Os invito a hacer una lista en torno a aquellas cosas de las que queréis nutriros y cuáles son las creencias que os lo impiden. Analizadlas, ponedlas en cuestión, desafiadlas. No os conforméis con una sopa de sobre si podéis disfrutar de un buen cocido.

Os abrazo, María

Imagen: Wikimedia Commons

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

4 opiniones en “Somos lo que comemos”

    1. Sí, es verdad, la de veces que nos conformamos con la sopa de sobre, ya sea por complacer, por no molestar, por pereza… Pues siempre hay una justificación detrás. ¡Averigüémosla! Un abrazo.

      1. Qué difícil es encontrar lo genuino entre tantas falsificaciones que se nos ofrecen hoy en día. La pereza, la comodidad, el desánimo, nos inducen a conformarnos con lo que tenemos más a mano y no buscar el tesoro escondido que nos haría realmente sentirnos plenos en nuestras necesidades, tanto físicas como espirituales. Tengamos fuerza para indagar y encontrar lo verdaderamente importante, lo único que nos puede hacer felices.

        1. Sí, hace falta fuerza y perseverancia, porque a veces lo que nos nutre en verdad parece que no llega nunca, por eso nos conformamos con lo que está más a mano. Pero no hay que desesperar. Lo que tenga que llegar, llegará al final. ¡Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *