Raíces profundas: la energía del invierno

Caminando en la penumbra, a esa hora en la que acaba el día y la noche empieza, ese instante donde todo es posible, bajo los árboles que en el silencio gritan, íntimos, penetrantes bajo mi piel… La mente se rinde, la mirada observa y me sacude su presencia.

Desnudos e impávidos en el aire gélido. Externamente nada cambia. Es la energía del invierno. 

Y pienso cuántas veces la vida parece paralizarse, cuántas veces sentimos que, pese a nuestros esfuerzos, nada avanzamos, todo sigue exactamente igual e, incluso, parece que cada vez hay más obstáculos que impiden nuestra marcha.

energía invierno

Sí, externamente nada cambia. Y sin embargo, cuánto movimiento hacia dentro, hacia lo profundo de nosotros mismos, cuántas murallas caen, cuántos espejos se hacen añicos, mientras una raíz invisible rotura nuestra conciencia y se extiende en todas direcciones, ávida de colonizar hasta el más perdido y desolado rincón de nuestro ser.

Hacia fuera nada, apenas un pestañeo. Hacia dentro una energía colosal capaz de horadar montañas.

Ya llegará el momento en que toda esa fuerza acumulada abrirá nuestra carne para que broten las primeras flores.

Y nuestros pies se arrancarán del barro y darán nuevos pasos.

Cuando el tiempo esté maduro. Cuando la primavera explosione en la naturaleza de las cosas. Pero ahora estamos en invierno y es preciso crecer hacia dentro.

Os abrazo, María

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

2 opiniones en “Raíces profundas: la energía del invierno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *