Meditación: el silencio inexplicable

El último peldaño de la meditación es permanecer en silencio.

Este silencio es indescriptible, inexplicable.

Este silencio yace más allá del cuerpo, la respiración y la mente.

Este silencio abre la puerta al conocimiento intuitivo, y entonces se revela el pasado, presente y futuro.

meditación

Hubo una vez un estudiante de meditación que fue a ver a un sabio.

El estudiante empezó a discutir conceptos filosóficos,

tales como Dios y la existencia divina,

pero el sabio no respondió.

El estudiante habló y habló sobre Dios

e hizo muchas preguntas inquisitivas,

pero el sabio permaneció en silencio.

Finalmente, frustrado, el aspirante le preguntó al sabio

por qué no daba respuesta a sus inquietudes.

Entonces el sabio sonrió y dijo suavemente:

“Yo te he estado contestando, pero tú no estás escuchando:

Dios es silencio”

Del silencio emana paz, felicidad y éxtasis. El meditador hace de ese silencio su morada personal: esa es la meta final de la meditación.

Swami Rama. Extracto de La Meditación y su práctica.

Os abrazo, María

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

5 opiniones en “Meditación: el silencio inexplicable”

  1. Quizás para algunos Dios será silencio, pero a mi me habla en toda la Creación, especialmente en la sonrisa de un niño o en la belleza de una puesta de sol. Sería imposible ennumerar todas las palabras que imprime en las plantas, en las aguas, en tantos seres vivos que nos mueven a sonreir al contemplarlos. Pero es verdad que a veces el silencio nos hace concentrarnos en nosotros mismos y sentir una infinita paz. Detrás de ella siempre está Dios.

    1. Swami Rama habla del silencio que trasciende la mente, que va más allá del pensamiento, de las pulsiones, de los deseos. Un silencio que abre una nueva puerta a la conciencia y hace que, por un instante, nos asomemos a una realidad que no es posible explicar, ni describir. Solo podemos intuirla en el sentimiento de gozo, de éxtasis, que experimentamos.
      Pero sí, como tú dices, ese éxtasis también puede encontrarse en la vida cotidiana. “Como es arriba es abajo”. ¿Será que nuestra mente nos impide verlo? Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *