Aquí y ahora en la Tierra

Nacemos, crecemos, vivimos en este planeta. Estamos aquí y ahora en la Tierra. Aquí se desarrolla nuestra existencia física, aquí construimos nuestra vida, aquí creamos nuestra realidad.

Por mucho que avancemos en el camino del autoconocimiento nunca hay que perder el contacto con la tierra. Muchas personas realizan la práctica espiritual buscando escapar de su existencia, olvidando que todo lo que aprendemos y experimentamos en este camino hay que traerlo aquí, a esta vida en este planeta.

chakra base

Este sí a la existencia física es responsabilidad de nuestro primer centro de energía, el Chakra Base. Se encuentra en la base de nuestra columna y está íntimamente ligado al instinto de supervivencia.

CHAKRA BASEA través de este chakra entramos en contacto con la Tierra y con las energías de sostén, nutrición y cuidado características del arquetipo materno. Así, el sentimiento de sentirnos seguros bajo nuestros pies, con la fuerza necesaria para avanzar y la perseverancia para obtener aquello que necesitamos, surgen de un Chakra Base abierto y con funcionamiento armónico. Esta confianza en la existencia nos lleva a desear participar activamente en la realidad, facilitando el cumplimiento de nuestros objetivos.

Por el contrario, una disfunción en este chakra lleva a un sentimiento de inseguridad que nos impulsa a fijar límites o fronteras en forma de pensamientos y creencias. Cuando esos límites son cuestionados, solemos enojarnos, pudiendo recurrir, en ocasiones, a la violencia para defender “nuestro territorio”.

Otro aspecto es la avaricia y el apego por las posesiones materiales. Detrás de este ansia hay un fuerte sentimiento de carencia y un miedo distorsionado por la propia supervivencia. Este afán desmedido por poseer y acumular, es el que lleva, a una escala mayor, a la total desconexión con el planeta y a considerar la Tierra, y todo lo que contiene, susceptible de la explotación y la rapiña. 

Cuando este chakra está cerrado, asistimos a una negación de la vida. Es el caso de muchas personas débiles física o anímicamente que encuentran grandes dificultades para enfrentarse a su día a día. Personas que tienen la sensación de no pisar tierra firme y se refugian en sus fantasías o desarrollan adicciones donde hallar la seguridad de la que carecen.

Para conseguir la apertura y el funcionamiento armónico de este centro energético debemos empezar por cambiar nuestra relación con la Tierra y meditar en todo lo que esta madre generosa e incondicional proporciona a sus hijos.

Al conectar con su inmensa energía podremos:

  • empezar a confiar en nuestras propias fuerzas
  • dejar de autolimitarnos
  • velar por nuestras necesidades sin menoscabo de las necesidades de los demás
  • ser capaces de soltar lo que ya no nos beneficia
  • conjurar el miedo a la pérdida
  • comprender que disponemos de suficientes recursos para llevar adelante nuestro proyecto de vida
  • crear una realidad más armónica para nosotros, la sociedad y el planeta

Os abrazo, María

Imagen: Wikimedia Commons

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

4 opiniones en “Aquí y ahora en la Tierra”

  1. Hola María. Gracias por tu blog. Hoy lo descubrí y no he podido parar de leer todo lo que compartes!!! … Me gustaría conocer algunas técnicas para ponerme en paz con mi maravillosa madre Tierra. Mil gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *