La buscadora

Era una buscadora nata, puede que incluso antes de su nacimiento ya estuviera buscando en el seno materno la razón de su existencia.

Era aún muy niña cuando empezó a perseguir en los demás lo que estaba buscando y se quedaba colgada de una sonrisa amable, de una atención en la mirada o de un cumplido zalamero y allí permanecía, acurrucada en la tibieza de ese instante, calmada en su ansia.

la buscadora

Cuando experimentó la fragilidad de las relaciones humanas volvió sus ojos a las estrellas y una pequeña parte de su corazón allá se quedó prendida, mientras el resto continuó sangrando y esa sangre se sembró en la tierra, año tras año. De vez en cuando miraba las estrellas pero estas sólo acrecentaban el misterio y el silencio que la rodeaba.

Decidió emprender un viaje, dos viajes, tres viajes, cada vez más lejos, alguna vez atisbó la fugacidad de un instante en el que creyó encontrar algo, pero siempre se le escapaba al intentar atraparlo. Sin saberlo, estaba apurando su búsqueda hasta que llegó a un punto de no retorno. La fuerza de la vida la golpeó entonces con dureza y le dijo: “Esta es tu vida. Mira lo que de ahora en adelante vas a hacer con ella”.

Aquello bastó para que se detuviera. Se sentó al borde del camino y enmudeció. Rindió sus párpados y sólo sus oídos continuaron atentos al suave murmullo de su respiración, a la brisa que acariciaba las copas de los árboles, al ocasional trino de un pájaro. ¿Fue mucho o poco el tiempo que transcurrió? No lo sabemos, ni en realidad importa, el tiempo es relativo. A ella no se le antojó demasiado largo.

Cuando abrió los ojos se encontraba en calma, tenía hambre y trató de ponerse en pie, tambaleándose porque se le habían dormido las piernas. Dio los primeros pasos con la incertidumbre y el placer con los que un niño echa a andar por primera vez.

Os abrazo, María

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *