Cuestión de enfoque

Enfócate en lo que deseas en vez de en lo que no deseas.

Esta frase no es cualquier frase. Es un rayo de luz que se abre paso en medio de la tormenta y que puede guiar nuestros pasos en cualquier vicisitud de la vida, especialmente cuando atravesamos un momento difícil y casi hemos perdido la esperanza.

enfocarte-lo-que-quieres

Ya hemos hablado aquí de la Ley de la Atracción, una de las leyes básicas del Universo, por la cual atraemos a nuestras vidas aquellas experiencias que resuenan con la energía que nosotros estamos proyectando. A veces atraemos lo que deseamos… Otras veces, parece que lo que llega a nuestras vidas es, precisamente, lo que más tememos, generalmente cuando estamos atrapados en la densidad de lo que nos sucede y no dejamos de darle vueltas a por qué nos pasa lo que nos pasa, analizando una y mil veces la situación sin encontrar la luz al final del túnel. Qué duros momentos, dando palos de ciego en una oscura noche que no tiene final.

Hasta que la frase se abre paso en nuestra mente y, de repente, nos damos cuenta de que estábamos haciendo lo contrario de lo que teníamos que hacer.

Toda la realidad depende de nuestro enfoque, es decir, de dónde ponemos nuestra energía. Podemos desear que las cosas cambien, podemos, incluso, proclamarlo a los cuatro vientos, pero si en nuestro fuero interno nos sentimos inseguros, tenemos dudas o miedos, puede que nos salga el tiro por la culata.

Muchas veces, son nuestras propias creencias las que abortan nuestros deseos o nos impiden ponernos en marcha,  pensando que nunca es el momento adecuado, o que todavía no estamos suficientemente preparados e, incluso, que no nos lo merecemos. Estos sentimientos de desvalorización están restando energía a nuestros proyectos e, incluso, alimentando la creación de una experiencia contraria a la que deseamos atraer a nuestras vidas.

Lo que hay que hacer es justo lo contrario: escapar al círculo vicioso de nuestros pensamientos de miedo y limitación y cambiar el rumbo. El sólo hecho de dar unos pequeños pasos es suficiente, ya que de esta forma estamos actuando a favor del cambio en la situación.

Tengamos bien presente nuestro enfoque, aún en medio de situaciones de incertidumbre, dolor o pesar. Dejemos de prestar tanta atención a lo que no queremos y centrémonos en lo que sí queremos. Esta brújula no falla nunca.

Otros artículos que hacen referencia a cómo atraer a nuestras vidas aquello que deseamos:

20 claves para una creación consciente

Hoy rezaremos lluvia (I) y Hoy rezaremos lluvia (II)

Magia

Os abrazo, María

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

2 opiniones en “Cuestión de enfoque”

  1. “Aléjense de mí los pensamientos tentadores. Mi corazón está firme…”
    ¡Preparados, estamos preparados, para otro único paso!
    Cuánto más nos acercamos, más espacioso es nuestro hogar
    Paciencia, todo es nuestro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *