El cambio y la entrega

cambios en la vida

“Cambia. Todo cambia”. (Mercedes Sosa)

Desde que comenzó la Primavera en este hemisferio, la vida se ha impuesto con su característica fuerza en la naturaleza. Al producirse el deshielo, el agua forma grandes torrenteras que se precipitan con fuerza, anegando las orillas y arrastrando cualquier obstáculo que encuentre a su paso.

En nosotros sucede algo parecido. La energía de crecimiento y transformación ya se ha puesto en marcha y nos está enviando señales para que un cambio profundo llegue a nuestras vidas pero, muchas veces, no prestamos la suficiente atención o bien son nuestros miedos y apegos los que nos condicionan a la hora de dar un primer paso.

Sin embargo, si entendemos que la vida es un continuo proceso de cambio, a través del cual viviremos los aprendizajes que nos son necesarios para evolucionar, accederemos a nuestra transformación desde una comprensión que surge desde el interior, desde la voz intuitiva que, desde siempre, nos guía en nuestro camino.

Qué alivio, qué descanso, cuando conectamos con esa voz interior y nos entregamos al fluir incondicional del Universo, sin forzarnos a actuar, desapegándonos de cómo van a ser las cosas fuera, mientras seguimos cultivando nuestra fuerza interior, desde el profundo amor que realmente somos.

Como expresa Marianne Williamson en su libro Volver al amor: “La experiencia del amor es una opción que hacemos, una decisión de la mente: ver el amor como el único objetivo y el único valor real en cualquier situación. Mientras no elegimos esta opción, seguimos luchando por obtener resultados que creemos que nos harían felices. Pero todos hemos adquirido cosas que pensábamos que nos harían felices, sólo para descubrir que no era así”. El amor del que habla Marianne no es el amor convencional que conocemos, sino el Amor con mayúsculas, una energía de equilibrio y armonía que encierra un inmenso poder. Expresándonos desde ese amor, nuestras decisiones y actuaciones estarán también en armonía con todo lo que nos rodea.

Asimismo, en el camino del cambio no puede haber límites. No puede haber apegos. Todo eso crea tensión, porque es nuestra mente la que está intentando controlar, como siempre, y nuestra mente, por muy inteligente que se crea, no lo sabe todo. Precisamente, cuanto más vacía se halla la mente, lo que se conoce como estado meditativo, más claridad puede alcanzar. En ese estado, en el que no pretendemos nada, podemos hallarlo todo. Pero para ello, tenemos que estar dispuestos a la entrega.

¿Qué estamos dispuestos a entregar? Dice Marianne Williamson: “Todo lo que en realidad no nos importa tanto… estupendo. (…) Pero si es realmente importante, nos parece mejor administrarlo nosotros. La verdad, naturalmente, es que cuanto más importante sea para nosotros, tanto más importante es renunciar a ello. Aquello que se entrega es lo que mejor cuidado estará. (…) Guardárnoslo para nosotros significa un constante aferrar, atrapar y manipular”.

Y añade: “Cuando nos entregamos y nos limitamos a amar sucede algo sorprendente. Nos introducimos en otro mundo, en un ámbito de poder que está ya dentro de nosotros. El mundo cambia cuando nosotros cambiamos, se ablanda cuando nos ablandamos, nos ama cuando nos decidimos a amarlo”.

Al entregarnos decidimos dejar de enfrentarnos al mundo desde una posición de lucha para empezar a amarlo desde la serenidad y la confianza que habitan nuestro ser más profundo: “Lo que se nos pide es (…) apenas un único y sincero momento de entrega, en que el amor sea más importante que nada, y ya sabemos que nada más importa realmente, en absoluto”.

En este momento de cambio y entrega, os abrazo profundamente, desde el amor.

María

Fotografía Wikimedia Commons.

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

4 opiniones en “El cambio y la entrega”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *