Movimiento y cambio

movimiento y cambio

Todo es movimiento en el Universo. Todo lo que existe está en constante vibración. Esta es una ley fundamental del Universo ya conocida por las civilizaciones antiguas y que fue “redescubierta” por la Mecánica Cuántica a través de la observación del átomo.

Todo vibra en el universo, tanto la materia que vemos como la que no vemos, tanto la materia viva como la materia aparentemente inerte. Al contemplar la materia a través del microscopio electrónico vemos que se estructura en moléculas, formadas a su vez por una agrupación de átomos en cuyo interior se encuentran las partículas/ondas más pequeñas que se han descubierto, unidades de energía que vibran a velocidades cercanas a la luz (300.000 km/s).

Desde ese Micro-Universo el movimiento se extiende al Macro-Universo y, dentro de este, encontramos al ser humano, la unidad energética más compleja que existe, formada por distintos planos o frecuencias de energía (física, emocional, mental, espiritual…), que interactúan con las vibraciones que provienen del exterior. A través de este movimiento de expansión constante, nos relacionamos con distintos planos de información donde adquirir experiencias y aumentar nuestro grado de consciencia.

Para ampliar nuestra consciencia, para poder evolucionar, tenemos que movernos y salir del estancamiento en el que puede que nos encontremos. El movimiento exige a veces la ruptura de nuestros propios condicionantes, muchas veces esquemas de pensamiento o creencias que se han convertido en auténticas barreras que limitan nuestra expansión. Si estamos precisando un cambio, a veces la ruptura es la única solución posible.

cuerpos_de_energíaUna cualidad fundamental en los niños pequeños es que no paran, siempre están en movimiento, explorando, indagando, curioseando. Con los años, esa capacidad de movimiento –en todos los sentidos– remite en muchos adultos. No sólo se reducen las interacciones con el medio que nos rodea, sino que también desconectamos de nosotros mismos, de nuestros sentimientos, nos vamos quedando más y más paralizados y esto produce bloqueos en todo nuestro campo energético que pueden ir calando hasta nuestro cuerpo. La materia física, perfectamente visible, se acaba convirtiendo en el espejo de nuestra alma. Simplemente, la postura corporal, la forma de respirar o la sintomatología de algunas enfermedades pueden ser indicios de distintos obstáculos en el flujo de nuestra energía.

Por ello, es importante retomar el principio del movimiento, empezando por nuestro propio cuerpo, con el fin de ir eliminando esos obstáculos y restablecer el flujo energético. Caminar, danzar… forman parte del ser humano desde tiempos ancestrales y su ejercicio puede ser absolutamente liberador. También existen prácticas específicamente dirigidas a trabajar con el cuerpo de energía, actuando tanto en el desbloqueo como en la carga de los principales centros energéticos. Provenientes de múltiples disciplinas tanto de Oriente como de Occidente, a través de estas prácticas se van abriendo los caminos a la energía e impulsando el cambio que deseamos, tanto a nivel físico como psíquico. Al liberar y aumentar nuestro flujo energético estamos vibrando en frecuencias cada vez más altas, generando una onda expansiva que provocará a su vez cambios en la realidad, tanto a corto como a medio y largo plazo.

Pueden ser estas u otras prácticas, pero lo importante es que reaccionemos, salgamos de la apatía y nos pongamos en movimiento. Todo un Universo por descubrir nos está esperando.

También espero vuestros comentarios. Recordad que podéis hacerlos un poco más abajo, donde dice “Deja una respuesta”. Un abrazo.

© María Ródenas

Fotografía: Wikimedia Commons. Usuario: Malene Thyssen.

Compártelo en :Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someoneShare on TumblrShare on LinkedIn
The following two tabs change content below.
Comunicadora, escritora, imparto cursos y talleres sobre el autoconocimiento, el bienestar y el crecimiento personal. Inspirada por el viaje del ser humano hacia una mayor vibración energética y un mayor grado de conciencia. Mi cometido, más allá de métodos o terapias, es facilitar espacios para que la conciencia despierte.

Latest posts by maría ródenas (see all)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *